Cómo Te Afecta una Experiencia Cercana a La Muerte, Según La Ciencia

Creo que es un tema bastante interesante: ¿Qué pasa en la mente, a través de una experiencia cercana a la muerte? Tal vez yendo a casos más extremos como personas que ha sido médicamente declaradas muertas y después de unos minutos reaccionan a la reanimación. ¿Cómo es que el cerebro va a reaccionar a este incidente en particular? y ¿qué sucede a otras personas que han estado en situaciones similares, viniendo cerca de la muerte y apenas escapan?

Una Experiencia Personal

Hace unos años tuve un accidente de coche, conducía por una zona de la ciudad antigua, que conocía poco. Las calles son muy estrechas y hay cientos de coches aparcados por lo que la visibilidad al hacer un cruce es disminuida. Era un día de diciembre, aún con luz de día. Yo conducía confiado… Tanto que me distraje y tuve un choque, ambos coches giraron a rebote debido a la fuerza del impacto (no se volcaron). El golpe me hizo “despertar” y ver las cosas de una forma muy vívida… tal vez por eso en muchas situaciones parecidas las personas dicen haber visto las cosas “como en cámara lenta” (la explicación científica más adelante).

Comencé a ver mucho humo, que inundó el interior e hizo que me entrara pánico. Ya me había impactado la bolsa de aire en la cara, y sabía que las cosas estaban mal.  La sangre corrió por todo mi cuerpo, (la mayoría por dentro, afortunadamente).

Me di cuenta que la puerta estaba atascada debido a que el golpe había doblado la parte delantera del auto, hacia el lado izquierdo desde el chasis. Esto tan detallado lo comprendo mientras escribo). De todos modos empujé la puerta muchas veces hasta que pude doblar la lamina y salir… apresuradamente aunque temblando un poco por el shock.

En unos minutos llegaron paramédicos y agentes de transito, y un periodista. Yo estaba de pie y sangrando por la boca, debido a que usaba brackets y la bolsa de aire me había golpeado la cara. Eso hizo que me sangraran los labios, esto se lo conté a mi hermana en la llamada que hice para avisar del accidente. Aún era joven, solo le dije que estaba escupiendo sangre, y sin dar más detalles, mi familia pudo suponer algo peor.

Uno de los paramédicos me hizo un chequeo, sentía que me había roto algunos dedos de la mano izquierda. Así que, le pedí que me los revisara, aunque podía sostener el movimiento y de pie, estaba temblando. Me dijo que estaba “bien” solo era el shock… el susto, no había huesos rotos, solo algunos golpes.

Lee también: PERDER A UN HIJO: LOS HOMBRES TAMBIÉN MERECEN LLORAR LA PÉRDIDA

¿Cuánto cambiamos después de estar tan cerca de la muerte?

Lo curioso para mí, fue la forma en que actué después del accidente. Para ser una persona demasiado seria, para muchos poco expresivo, hable con personas con las cuales nunca creí hablar. Personas que apenas conocía y me mostré muy abierto a ideas. Me di cuenta de que pude haber muerto, e imagino que por un tiempo, tal vez muy breve aprecie la vida más de lo usual.

Lee también: ¿POR QUÉ NO PUEDO SER MÁS FELIZ?

Resulta que además de los leves golpes que me llevé, mi mente también cambió. Cuando volví  a tener coche trate de tener mas precaución, aún tranquilo, lo que me dice que no hubo trauma en absoluto; pero ¿qué otra cosa podría haber ocurrido, la ciencia detrás de la neurología del trauma es bastante profunda. He aquí lo que una experiencia cercana a la muerte puede hacerle a la mente y el cerebro:

1- Puedes «Ver La Luz»

Cómo Te Afecta una Experiencia Cercana a La Muerte: 1- Puedes «Ver La Luz»

Una «experiencia cercana a la muerte» no es una jerga exclusiva de psicología, simplemente se trata de la experiencia de acercarse a la muerte. Se refiere a algo un poco más confuso: La experiencia de «salir» del cuerpo y de conseguir una saboreada de la vida después de la muerte. En un artículo publicado en The Atlantic sobre la ciencia detrás de experiencias cercanas a la muerte, se describen los síntomas básicos:

«… estar flotando y ver la escena alrededor del cuerpo inconsciente; pasar el tiempo en otro reino, hermoso; reunirse con seres espirituales (algunos los llaman los ángeles) y una presencia amorosa que algunos llaman Dios; encontrarse con viejos familiares o amigos; recordar escenas de la vida; la sensación de conexión con toda la creación, así como un sentido de un abrumador amor trascendente; y, finalmente, han descrito verse alejándose un tanto disgustados, de ese mundo mágico y de nuevo en su propio cuerpo.»

Más ampliamente, las experiencias cercanas a la muerte tienden a adoptar la forma de un túnel con una luz al final. Que es, el origen de la idea de «ir hacia la luz». Por desgracia, parece haber una explicación muy prosaica para esta experiencia tan mística y significativa. 

La revista Scientific American hizo un resumen de los estudios que muestran los fundamentos biológicos de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM): 

Las experiencias “de estar fuera del propio cuerpo”, parecen implicar la confusión en la unión temporoparietal derecha en el cerebro. Las hormonas del estrés liberadas en un momento traumático pueden estimular los recuerdos emocionales; y la idea de «ir hacia la luz» parece ser un producto del restringido el flujo de oxígeno al ojo. Si sospechas que tu ECM, indica que estás completamente loco, no te preocupes. Lo más apegado al materialismo biológico indica que esta conectado a aspectos biológicos normales de un cuerpo en tensión severa o trauma.

Lee también: 5 MANERAS EN QUE TU RESPIRACIÓN INFLUYE EN TUS EMOCIONES (Y VICEVERSA)

2- Podrías Desarrollar un Trastorno por Estrés Postraumático (Pero Probablemente, no)

2- Podrías Desarrollar un Trastorno por Estrés Postraumático (Pero Probablemente, no)

El Trastorno por Estrés Postraumático, TEPT como es comúnmente abreviado, está íntimamente relacionado con la experiencia de las cosas. Desde desastres naturales hasta incidentes de guerra o accidentes de avión, que ponen en peligro la vida y/o de los que te rodean. El National Center For PTSD tiene la definición más viable: 

«Es un problema de salud mental que algunas personas desarrollan después de experimentar o presenciar un evento mortal, como de guerra, un desastre natural, un accidente de coche, o asalto sexual.»

El TEPT es más complejo que simplemente salir huyendo cada vez que alguien enciende cohetes cerca de ti. Las víctimas del TEPT tienen una enorme variedad de síntomas, incluyendo ataques de pánico, desapego emocional y distanciamiento. Y el clásico «revivir» la mala experiencia, a menudo mucho tiempo después de que ocurrió el evento. (Esto, por cierto, es una de las razones por las que se desencadenan los síntomas de alerta e hipervigilancia

Si una persona tiene TEPT, los desencadenadores pueden llevarle a «revivir» sin previo aviso. La exposición gradual a los factores desencadenantes es una parte del tratamiento del TEPT. Por lo que pueden llegar a ser menos sensibles, pero forzar las cosas nunca es útil.)

Sin embargo, uno de los puntos más interesantes sobre el TEPT, es que: Posteriormente de tu evento de alto riesgo, es mucho más probable que NO vayas a desarrollar un Trastorno por Estrés Postraumático. 

En realidad es muy raro. En realidad se estima que sólo de un 6 a 9 % de las personas que se han experimentado situaciones que amenazan la vida van a desarrollar TEPT, esta estadística ha sido descrita como «un sorprendente testimonio de la solidez de la mente humana». Sin embargo, si lo desarrollas, no significará que eres básicamente más débil que los demás. El desarrollar TEPT no depende totalmente del evento en sí; también es dependiente de la intensidad del mismo, cuánto tiempo duró, qué tipo de ayuda se obtuvo después, y cuánto daño personal ya estaba hecho -física y emocionalmente.

Lee también: ¿POR QUÉ NO USO EL ‘PERDÓN’ EN TERAPIA DE TRAUMA?

3- Puedes Intentar Desensibilizarte

Experiencia Cercana a La Muerte: 3- Puedes Intentar Desensibilizarte

Las maneras de lidiar con el trauma pueden variar considerablemente. The Guardian, perfiló a varias personas que se acercaron peligrosamente a la muerte (intento de asesinato, ataque de tiburón, ataque de un oso). Se encontró una diversidad en las relaciones entre la persona afectada y lo que les hizo daño. Algunos lo evitaron por completo. Otros decididos a mantener algún tipo de relación normal con el mundo, se obligaron a sí mismos a contemplarlos, regularmente. Por ejemplo, una mujer que había sido atacada por un tiburón puso una foto del mismo tiburón como el protector de pantalla su PC.

La desensibilización es de hecho una terapia muy recomendable para las personas que han experimentado el trauma. Y es parte del arsenal de terapias para Trastorno por Estrés Postraumático. Las personas que verdaderamente sufren con el TEPT deberán asistir a «terapia de la exposición». De manera gradual, con una exposición controlada a lo que causó el trauma o se los recuerda; pero también se recomienda para las personas con graves fobias y aversiones. Si te sientes enojado o determinado a encarar la fuente de tu miedo, puede ser una buena idea. Pero, si sientes temor, siempre es aconsejable tener un terapeuta que pueda ayudarte a hacerlo de una manera controlada.

Lee también: ¿CÓMO DEJAR DE TENER MIEDO A LAS ARAÑAS?

4- Es Probable que Tu Recuerdo del Evento sea Mejorado

4- Es Probable que Tu Recuerdo del Evento sea Mejorado

Una experiencia cercana a la muerte también suele relacionarse con recuerdos vívidos.

Uno podría imaginar que, después de algo tan serio como un cercano encuentro con la muerte. La mente sería tan sensata como para reprimir todos los recuerdos de ello y dejarnos seguir adelante con nuestras vidas. Pero no es el caso. Resulta que, en la exposición a un evento de naturaleza traumática, los recuerdos se vuelven aún más nítidos. Volviéndonos capaces de nombrar detalles ridículos e insignificantes sobre el episodio de manera tan clara como si hubiesen ocurrido ayer (Sí… como indica mi larga introducción).

Un estudio sobre los sobrevivientes de un accidente de avión altamente traumático ocurrido en 2001 (el Vuelo 236 que sufrió una catastrófica falla en el motor y el piloto logró una aterrizaje forzoso, en las Islas Azores, milagrosamente evitando la muerte de cualquier pasajero) se encontró algo muy interesante acerca de los recuerdos traumáticos.

Científicos entrevistaron a 15 pasajeros, (7 de los cuales habían sido diagnosticados con TEPT), preguntándoles por sus recuerdos. Y se encontró que cada uno de ellos, independientemente de su diagnóstico de trauma. Eran capaces de recordar una fenomenal cantidad de detalles sobre el accidente: 

“De dos a tres veces más información que de otras memorias”, según los investigadores. Sin embargo, las personas con TEPT difieren en un aspecto: claramente no pudieron controlar sus recuerdos, reviviendo la experiencia sin ningún tipo de aviso y de una manera totalmente aleatoria. Resulta que, si tienes una experiencia traumática, lo más probable es seas capaz de recordarla de una  manera extrañamente precisa, incluso si no desarrollas posteriormente el TEPT.

Lee también: LA RESILIENCIA EN LAS VÍCTIMAS DE ARIEL CASTRO

5- Podías Sentir la Culpa del Sobreviviente

Experiencia Cercana a La Muerte: 5- Podías Sentir la Culpa del Sobreviviente

Esto puede parecer una experiencia específica, pero es más común de lo que se podría pensar. La explicación habitual para la «culpa del sobreviviente« es que se trata lo que sientes cuando tú has sobrevivido a una experiencia masivamente traumática y otros no. Es como pensar: «¿por qué yo sí y ellos no», con una desgarradora sensación de responsabilidad personal. Psychology Today se refiere a esto como una extraña especie de «lógica moral». Señalando que el proceso de pensamiento no puede aceptar el hecho de que su propia supervivencia haya ocurrido simplemente “por suerte”.

Este patrón de pensamiento con culpa lleva a un circulo vicioso con hipótesis de lo que podrías o deberías haber hecho de otra manera, aunque, por cierto –No hayas hecho nada malo.

Pero la culpa del sobreviviente no sólo se limita a las situaciones en las que otros murieron o fueron seriamente dañados y tú no; también se ha reportado en casos donde los supervivientes terminan severamente discapacitados. Por ejemplo, en el libro Psychology Of Disability. En una entrevista una mujer con discapacidad revela su profundo sentimiento de culpa, por sobrevivir a su propia experiencia cercana a la muerte.  Y convertirse en «una carga». Trabajó muy duro después, pero «lo que veía como ambición era tener que pagar penitencia por no haber tenido el talento como para simplemente morir». Una frase que refleja un enfermo ciclo de dolorosos pensamientos y emociones que se pueden continuar repitiendo de no recibir la ayuda adecuada.

Lee también: REPARARTE EMOCIONALMENTE CON UN PSICÓLOGO ONLINE

Referencias:

  1. 18 Nadadores atrapados después de que un banco de arena colapsara. Sunshine Coast Daily. (2015)
  2. La Ciencia de las Experiencias Cercanas a la Muerte. Investigación Empírica de los Roces con la Vida después de la Muerte. Gideon Lichfield. (2015)
  3. Mente en Paz: Ahora se Sabe que las Experiencias Cercanas a la Muerte tienen Explicaciones Científicas. Charles Q Choi. (2011)
  4. PTSD: National Center for PTSD. US Department of Veterans Affairs. (2016)
  5. Trastorno por Estrés Postraumático: Aspectos Clínicos. César Carvajal. (2002)
  6. Cómo las Mujeres Lidian con una Experiencia Cercana a la Muerte. Self Staffers. (2010)
  7. La Vida después de Casi Morir: ¿Por qué sobrevivir es solo el comienzo? Laurence Gonzales. (2012)
  8. Trastorno por Estrés Postraumático. Psicoterapia y Otros Tratamientos. In-Depth From A.D.A.M. (2013)
  9. Cómo se ve tu cerebro después de una experiencia cercana a la muerte. Susan Scutti. (2015)
  10. La lógica moral de la culpa de superviviente. Nancy Sherman Ph.D. (2011)
  11. Psychology of Disability: Second Edition. Carolyn L. Vash & Nancy M. Crewe. (2004)

Imágenes Vía Giphy

COMPARTE 😉