11 Consejos para Sentirte Mejor Después de un Ataque de Pánico

Quizás tan malo como un ataque de pánico, es el largo proceso de tratar de sentirse mejor después de vivirlo. Si alguna vez has tenido uno, entonces sabes exactamente de lo que estoy hablando. El temor puede disminuir. La respiración pesada puede calmarse. Y sin embargo, todavía te sientes como tan raro como en si hubieses vivido una experiencia kafkiana, sin tener idea de qué hacer a continuación.


Esta es la naturaleza de los ataques de pánico. Es el miedo escenificado, y drena tu energía. Después de un ataque de pánico el cuerpo está agotado. Algunos han llamado a esta sensación: “resaca emocional”, que es bastante preciso. Después de funcionar a toda máquina, el cuerpo ha agotado sus recursos más necesarios y, ha usado casi toda la energía que tenías disponible.

Algunas personas también comparan esta sensación de resaca con una gripe. Y otras personas también dicen que se sienten un poco deprimidas después. Dependiendo de la gravedad de tu ataque, estos síntomas pueden durar días, lo cual no parece una buena noticia cuando te gustaría sentirte mejor ahora mismo. Así que vamos a hacer que sea tu máxima prioridad, ¿de acuerdo? 

A continuación te presento algunos consejos para corregirte a tu mismo/a, y sentirte mejor después de un ataque de pánico lo antes posible.

1- Repón tu cuerpo

Después de un Ataque de Pánico: 1- Repón tu cuerpo

Debido a que tu cuerpo acaba de ir a tope con sus limites físicos, vas a querer reponerte en tantas formas como sea posible – algo parecido a lo que harías con una resaca real. Toma en cuenta que debes descansar lo suficiente, beber líquidos en abundancia, restaurar los electrolitos (tal vez Gatorade), y comer una buena comida. Cubriendo todos estos cuidados con toda seguridad te sentirás mejor muy pronto.

2- Enfoca tu atención en otra cosa

Después de un Ataque de Pánico_ 2- Enfoca tu atención en otra cosa

Después de un ataque de pánico, tus pensamientos personales y la energía pueden dividirse en zonas entre tu ansiedad y los síntomas, según la Dra. Katharina Star PhD. Así que tirarte por ahí y dar vueltas a lo que pasó, nunca será buena idea. En lugar de eso, tendrás que centrar tu atención en otros lugares, como en una tarea o un pasatiempo relajante. Ocupando tu mente vas a alejarte de los pensamientos negativos, y te ayudará a mantener las sensaciones de pánico a raya.

3- Piensa en mantras positivos

Después de un Ataque de Pánico: 3- Piensa en mantras positivos

Sí, los ataques de pánico pueden dejarte con una sensación física terrible. Pero también pueden afectarte mentalmente y en gran medida. Puedes sentir esa depresión de la que estaba hablando, o un sentimiento de vergüenza (aunque no deberías.) Puede ser que incluso sientas como si toda tu mente e ideas estuviesen cubiertas por una niebla. Cualquiera que sea el caso, puede ayudarte el tener pensamientos positivos. Trata de usar tu diálogo interno y afirmaciones positivas para mejorar tu estado de ánimo y obtener una sensación de control. Pensar en frases como “yo estoy en control de mi ansiedad” puede ayudar mucho.

4- Prueba algunos suplementos herbales

Después de un Ataque de Pánico: 4- Prueba algunos suplementos herbales

Saber que debes relajarte es una cosa, pero ser capaz de hacerlo es algo totalmente diferente. Así que si necesitas un poco de ayuda extra para relajarte, es posible que desees tratar con hierbas como Kava, Pasiflora, o de raíz de valeriana para ayudar a que el proceso avance. “Las tres son las hierbas más eficaces para el alivio de la ansiedad”, según un artículo de CalmClinic.org. Sólo asegúrate de consultar con tu médico antes.

5- Habla con un ser querido

Después de un Ataque de Pánico: 5- Habla con un ser querido

No todo el mundo “entiende” los ataques de pánico, pero aún podrías querer buscar a tus amigos y/o familiares por algo de apoyo moral. Toma en cuenta que ni siquiera necesitas decirle a tu amigo o familiar que acabas de tener un ataque de pánico. Encontrarás que simplemente hablar con alguien de confianza te hará sentir mejor, al tiempo que tus síntomas por aquel ataque de pánico van disminuyendo. Definitivamente, vale la pena intentarlo.

6- Presta atención a tus alrededores

6- Presta atención a tus alrededores

Si los ataques de pánico pueden hacer que el mundo se vea y se sienta irreal, realmente te puede ayudar el centrarte en las sensaciones que te rodean, como una forma de volver a la realidad. -¿Cómo se siente tu ropa contra tu piel? ¿Puedes sentir tus pies sobre el suelo? ¿Qué sonidos puedes escuchar cerca? Prestar atención a estos sentidos ayuda a quitarte de encima ese extraño estado onírico, y te hará sentir un ser humano de nuevo.

7- Haz algunas respiraciones profundas

7- Haz algunas respiraciones profundas

Un ataque de pánico realmente puede afectar tu respiración, por lo que puedes sentirte mareado/a o sin aliento después del ataque. Si es así, la respiración profunda puede realmente ser útil. “Una vez que notas que tus síntomas están disminuyendo, comienza a respirar lenta y deliberadamente,”. Inhala, procura usar el diafragma y aguanta un par de segundos con el aire en el estomago, y luego exhala lentamente. Esto le ayudará a tu cuerpo a volver a la normalidad.

8- Toma una siesta

8- Toma una siesta

Si te sientes completamente sin pila – lo cual es muy probable que ocurra – no dudes en saltar a la cama para una siesta rápida. Eso sí, no lo conviertas en algo de todo el día, ya que podría hacer que te sientas peor. Pon la alarma de tu teléfono a 30 minutos o menos si no te quieres despertar aturdido/a“, señala Jennifer Soong en WebMD.com. Ese breve descanso debe ser justo lo que necesitas.

9- Sal a caminar

9- Sal a caminar

Si una siesta -para ti está fuera de cuestión, entonces por lo menos trata de dar un paseo. “Caminar proporciona una estimulación visual y mejora el flujo de sangre y aire”, señaló CalmClinic.org. Si todavía te sientes abrumado/a por toda la experiencia, un soplo de aire fresco te ayudará a volver a la vida.

10- Haz cinco minutos de meditación

10- Haz cinco minutos de meditación

Si tu mente parece contener una multitud de pensamientos que corren sin parar, entonces… a propósito calma un poco las cosas practicando meditación. Tan simple como usar cinco minutos para centrarte en la respiración debe ser suficiente, especialmente si todavía te sientes fuera de control.

11- Se amable contigo mismo/a

11- Se amable contigo mismo/a

Por encima de todo lo demás, se muy amable contigo mismo/a después de un ataque de pánico. Esto es algo muy agotador, y da miedo, es además incómodo, así que lo menos que puedes hacer es tratarte bien después de que ha ocurrido. Toma un baño, sal a conseguir algunos bocadillos, ve tu película favorita – cualquier cosa que te haga sentir cómodo/a y relajado/a.

Y recuerda, hay tratamientos para los ataques de pánico. Si estos siguen regresando, no tengas miedo de pedir ayuda.

¿Qué te ha parecido?, ¿Te fue útil? ¿Te gusta el formato? NO TE OLVIDES DE COMENTAR 👇 😉.

Referencias:

Imágenes Vía Giphy

COMPARTE 😉