Cada vez que alguien te dice que respires profundo cuando te alteras, o te pregunta si estás molesto porque estás jadeando como un perro… Estas ideas están cerca de décadas de investigación sobre la relación entre la respiración y las emociones humanas. Y resulta que va más allá de lo que pensamos. Nuestra respiración puede hacernos sentir diferentes cosas, dar forma a nuestra memoria, categorizar nuestras respuestas emocionales. E incluso revelar nuestros sentimientos más profundos a través del análisis químico.

A pesar de la popularidad de la meditación consciente, la respiración realmente ha decaído en la estimación de los médicos en la actualidad. En la opinión de Galeno, pneumael aire o aliento en las venas: Era responsable de todos los aspectos de la salud del cuerpo.

Lo que ayudaba a los “espíritus” que regulaban los órganos y la circulación; y esta forma de pensar persistió durante miles de años. Ahora nos fijamos con frecuencia en los procesos respiratorios como puramente mecánicos (el oxígeno entra, el dióxido de carbono fluye hacia fuera). Pero resulta que el mecanismo de respiración del cuerpo está relacionado con las respuestas emocionales. De formas que son a la vez intuitivas y profundamente fascinantes.

Lee también: 4 MITOS QUE TE ESTÁN EVITANDO PROBAR LA MEDITACIÓN

Aquí te presento cinco maneras en las que la emoción y la respiración se influyen mutuamente. Sí… y ahora vas a prestar atención a tu respiración todo el tiempo que te tome leer este artículo

…………………………………….……………..Bromeo :), no tienes que hacerlo.

1. La ansiedad, la ira y la angustia producen una respiración rápida

1. La ansiedad, la ira y la angustia producen una respiración rápida

Los vínculos entre la respiración y los estados emocionales son especialmente importantes cuando se trata de la parte “negativa” del espectro: tristeza, ansiedad, incluso rabia. Esto tiene mucho sentido para el cuerpo:

Si se encuentra en una situación de estrés, emocional o de otro tipo, el cuerpo entra en lo que se llama “estado de alerta”. Si la respiración es mayor proporciona más oxígeno para ayudar a luchar o huir de cualquiera que sea la causa de la perturbación. A menudo no tenemos mucho control consciente sobre esto, ya que es parte del sistema nervioso autónomo.

Curiosamente, de acuerdo con una visión general de la ciencia de la emoción y la respiración. Y publicado en el Experimental Physiology de 2008, hay varias formas en las que esta relación se presenta. Resulta que nuestros patrones de respiración cambian incluso si estamos observando fotografías que inducen respuestas emocionales, o escuchando sonidos agradables o desagradables. Y los estudios han demostrado que cuanto más ansiosos estemos, más rápido será el ritmo de nuestra respiración. Y, de acuerdo con un estudio sin precedentes en 1968, esto también se aplica cuando se está hablando:

Las tasas de respiración aumentan en muchas personas, mientras están hablando, cuando están ansiosos, con miedo, o furiosos. El estudio también señaló que los patrones de respiración tienden a ser menos “normales” en esos estados.

Lee también: CÓMO DETENER PESADILLAS Y TERRORES NOCTURNOS

2. Tus patrones de respiración pueden alterar tus emociones

2. Tus patrones de respiración pueden alterar tus emociones


La relación entre los estados emocionales y la respiración no es sólo unidireccional. A pesar de las ideas New Age, de que los patrones de respiración pueden regular nuestras emociones… La ciencia de hecho respalda con seguridad todo el concepto.

Un estudio de 2006 publicado en el Behavior Response & Therapy encontró que:

Los estudiantes que se habían sometido a 15 minutos de ejercicios centrados en la respiración lenta, tuvieron respuestas emocionales positivas mucho más equilibradas. Sobre el grupo de control que había tenido 15 minutos de “atención fuera de foco y preocupaciones”.

Y no se trata sólo de calmarse. Un estudio muy citado, dirigido por el investigador francés Pierre Phillipot pidió a los participantes:

Identificar los patrones de respiración que se asocian con determinadas emociones como la alegría o la tristeza (lo cual hicieron con facilidad). Luego, los investigadores pidieron a otro grupo de personas respirar “patrones” en particular y luego probaron sus emociones. Los resultados fueron fascinantes:

Si los sujetos se dirigieron a respirar de acuerdo a un cierto “patrón” emocional, incluso si no eran conscientes de ello: Reportaron sentir la emoción asociada, aparentemente de la nada.

Lee también: REPARARTE EMOCIONALMENTE CON UN PSICÓLOGO ONLINE

3. La respiración lenta reduce las sensaciones de dolor

3. Sensaciones de Dolor


Suficientemente fascinante, los impactos emocionales de la respiración lenta parecen ir más allá de la calma y la paz en la reducción del dolor… En algunos casos.

En 2010, se publicó un estudio, en el cual mujeres en sus años 20s, que: O bien padecían fibromialgia o estaban sanas. Se les dio una leve dosis de dolor a moderado, mientras se respiraban muy lentamente. La sensación de dolor se redujo en las mujeres sanas, particularmente en respuesta al dolor intenso. Pero, curiosamente, los resultados no fueron replicados en las mujeres con dolor crónico. Esto nos da algunas ideas interesantes: La primera es que la respiración lenta puede ser una muy buena idea si estás pasando por algo angustiante. Y la otra es que no es una buena recomendación para las personas con condiciones de dolor subyacentes.

Lee también: PROBLEMAS DE SALUD MENTAL ACORTAN LA VIDA MÁS QUE EL TABAQUISMO

4. Tu respiración responde emocionalmente a los olores

4. Tu respiración responde emocionalmente a los olores


La respiración no es simplemente tomar oxígeno y exhalar dióxido de carbono; es también la forma en que percibimos olores – los cuales tienen lazos muy fuertes con la emoción y la tasa de respiración. Los estudios han demostrado que, el cuerpo responde a los buenos y malos olores al respirar de una manera diferente: 

Si se encuentra con el olor de la putrefacción o la descomposición, se empieza a respirar tan rápido y superficialmente como sea posible. Mientras que los olores como, de las rosas y/o el pan recién horneado provocan que la respiración se vuelva larga y lenta. Sin embargo, lo realmente interesante de esto, es que, el ritmo de la respiración en realidad cambia antes de que el cerebro sea consciente de que registra un olor agradable o desagradable.

De acuerdo con un análisis del fenómeno en Scientific American, las emociones que se emparejan con aromas y olores son altamente asociativas:

En primer lugar aprendemos de los buenos y malos olores desde que estamos en el vientre, y a lo largo de nuestras vidas el cerebro perfecciona las perspectivas sobre las amenazas, los placeres y las recompensas emocionales contenidos en varios olores. La respiración profunda es una indicación de que algo está considerado como “seguro”, y después comienza el estado emocional placentero asociado. Es como un bucle de retroalimentación sobre los olores.

Lee también: ¿POR QUÉ BOSTEZAMOS?

5. Más Suspenso = Más CO2

5. Más Suspenso = Más CO2


Esto es lo más nuevo en el estudio de la respiración y emociones, y es fascinante. Resulta que lo que exhalamos también tiene un papel en nuestras respuestas emocionales. Y que el análisis químico de las exhalaciones puede determinar cómo se siente una persona. Según un estudio publicado en 2016:

La composición química del aire en los estadios de fútbol varía enormemente cada vez que la gente empieza a animarse. Y lo mismo ocurre en las salas de cine.

Los investigadores estudiaron a 9,500 personas viendo 16 películas diferentes, desde comedias hasta terror. Y analizaron si la composición del aire cambia durante determinadas escenas “marcadas” con un extra de suspenso, romance, o emocional de ninguna manera.

¿La respuesta? Es que SI cambia. En momentos de suspenso se mostraron repuntes en el CO2 y el isopreno, una sustancia química asociada con la tensión en los músculos. Cada ítem emocional tenía su propia composición química. Por lo que se podría realizar un seguimiento de las emociones de los espectadores con sólo observar los productos químicos en el aliento.

Lee también: EL SABER ESCUCHAR PUEDE AYUDAR A REDUCIR EL ESTRÉS

¿Qué te pareció? No te olvides de comentar aquí si alguien te ha dicho que respires cuando estas alterado👇. Sígueme por redes sociales si quieres enterarte de más temas interesante de psicología.

COMPARTE 😉