9 Señales De Que Tienes Padres Tóxicos

Mis escritos sobre Padres Tóxicos parecen tener el destino de convertirse en una pequeña “saga”, pero al estilo de George Lucas he comenzado con la parte II, y esto es lo que me parece ser más la parte I. Porque primero escribí sobre lo que debe hacer un hijo que ya sabe que sus padres son tóxicos. Ahora aquí intento dar una serie de señales que te pueden indicar que tienes uno o ambos padres tóxicos, así que si tienes la sospecha, prepárate!

El término “Padres Tóxicos” surge debido al libro de Susan Forward: “Toxic Parents”, publicado por primera vez en 1989, y en español es conocido como: “Padres que Odian”, este concepto involucra una amplia gama de conductas que podrás ver a lo largo de éste artículo.

Identifica Patrones de Comportamiento

Padres Tóxicos: Identifica Patrones de Comportamiento

Imagina la siguiente escena: Tienes que salir de tu casa por la noche y viajar muchos kilómetros para ayudar a alguno de tus padres, (incluso después de haberte molestado). Recibes muchos gritos de porqué eres tan egoísta e ingrato/a. Sabes que no es tu culpa, y has tratado de construir una buena relación por años. Es probable que no te haya sucedido igual pero, ¿Te suena? La estructura tiende a ser parecida, tu pagas las consecuencias de sus malas decisiones, te manipulan haciéndote sentir mal, y te roban la energía de salir adelante.

Algunas situaciones de padres tóxicos son bastante obvias. Por ejemplo con el abuso físico y sexual se colocan en la cima de la categoría. Pero otros son menos evidentes. Los hijos de padres tóxicos (o cuidadores) pueden quebrarse la cabeza argumentando e insistiendo en que todo está bien y que sus padres son excelentes, a menudo, ya han pasado mucho tiempo haciendo ese argumento para sí mismos y el mundo que les rodea. Los padres tóxicos pueden ser intencionalmente malévolos, aunque más a menudo, son simplemente egocéntricos y no entienden que sus hijos tienen sus propios conflictos emocionales, necesidades y deseos. Y de hecho es algo que a todos los padres se les escapa; una fuerte pelea cuando tenías 15 años no vuelve tóxicos a los padres.

Este no es un artículo en el que con 5/9 ítems ya puedes calificar a tu padre como tóxico. Más bien, cada uno de estos aspectos podría ser la definición de uno en tu relación con tu padre o madre o ambos, y podrás deducir esa etiqueta de «tóxicos» por tu propia cuenta. Y recuerda: La toxicidad a veces puede volverse una relación adulta y sensata, si ambas partes están dispuestas a trabajar y cambiar.

Lee también: CÓMO DEJAR IR LA CULPA Y SUPERARLA

1. Necesitan Que Cuides de Ellos

1. Necesitan Que Cuides de Ellos

Un clásico patrón tóxico en las relaciones padres e hijos (que tiende a ser un patrón de largo plazo, en vez de un incidente aislado). Es como ver al padre pidiendo al niño que sea su padre, y solucione las cosas y le apoye. Esto no incluye ayudar a los padres si son discapacitados o llevarles comida cuando están enfermos; Más bien, es alguien que actúa como niño demanda a ser atendido, aseado, y alentado constantemente.

Lee también: ¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO MÁGICO? ¿PODEMOS MADURAR LEJOS DE ÉL?

2. Sus Sentimientos Siempre Van Antes Que Los Tuyos

Padres Tóxicos: 2. Sus Sentimientos Siempre Van Antes Que Los Tuyos

En un situación no tóxica, los sentimientos de todas las partes son valorados y atendidos por igual. Sin embargo, en una de tipo de tóxico significa que los sentimientos de la persona tóxica siempre dominan cualquier situación — generalmente porque son los más fuertes y volátiles. Tus propios sentimientos son reprimidos en un intento cuidarlos, calmarlos y calmar sus emociones. Si esto te suena familiar, es probable que también sea un patrón de cuando eras un niño/a.

Lee también: POR QUÉ LOS PADRES NO APRUEBAN LA PAREJA DE SUS HIJOS

3. Tienen Problemas – Y Te Piden Que Los Ocultes

3. Tienen Problemas – Y Te Piden Que Los Ocultes

Otra fuente de toxicidad bastante común en las relaciones padres e hijos es la adicción, y su correspondiente negación y el secreto. Hacer que un niño sea cómplice ocultando por ejemplo una adicción como el alcoholismo («Nadie debe saber, es nuestro secreto familiar!»), mientras que también se somete (al niño) a sus efectos — vergüenza, aislamiento, incapacidad de confiar en un padre, un caótico ambiente de la infancia — es un lindo cóctel tóxico. Esto también se podría aplicar a los padres que piden ocultar problemas financieros, o mentir a otros miembros de la familia por ellos.

Lee también: 4 TRASTORNOS MENTALES POCO CONOCIDOS E INTERESANTES

4. Te Controlan Con Culpa O Dinero

Padres Tóxicos: 4. Te Controlan Con Culpa O Dinero

Si un padre se niega a dejarte de hacer algo normal o necesario (como salir de casa, tomar antidepresivos, ir a terapia) debido a que ellos controlan los hilos, es definitivamente tóxico. El dinero también puede ser una amenaza táctica; si dependes económicamente de un padre tóxico, puede amenazarte con quitarte ese apoyo si no obedeces sus reglas. Por supuesto, la culpa también es un poderoso método de control, negándose a permitirte que hagas algo fuera de sus lineamientos, sin sufrir un muy grave ataque de culpabilidad.

Lee también: AUTOCRECIMIENTO: DEJA DE SOÑAR Y EMPIEZA A HACER

5. Se Niegan A Dejarte Crecer

5. Se Niegan A Dejarte Crecer

«Todavía eres mi niña/o» podrá sonar dulce, a veces. Sólo se vuelve tóxico cuando tus padres se resisten activamente a que muestres autonomía y te conviertas en una persona independiente. La línea puede parecer borrosa aquí, pero esta marca de toxicidad significa que no se te permite crecer. Tus decisiones adultas se ven menoscabadas, o eres acosado/a hasta que las cambias. Exigen el mismo nivel de control que tenían sobre tu vida como cuando eras pequeño/a. O se ofenden mucho, quedan perplejos, o se muestran agresivos cuando no hay una razón sensata.

Lee también: DOLOR Y TRAUMA: CÓMO TRANSFORMARLOS?

6. No Reconocen Sus Límites

Padres Tóxicos: 6. No Reconocen Sus Límites

Este punto puede traer momentos épicamente tóxicos. La puerta que tu cierras puede ser abierta en cualquier momento, sin aviso previo. Pueden llamarte por teléfono en cualquier momento, independientemente de tu horario de sueño o de trabajo. Pueden decir lo que quieran, en público o en privado, y exigirte que hables con ellos sobre cualquier tema que les venga en gana. Y si les pones un limite, reaccionan con ira, confusión, negación, o intentando generarte culpa.

Lee también: TERAPIA ONLINE A TRAVÉS DE SKYPE: EL PODER DE LA CHARLA

7. Constantemente Te Debilitan

7. Constantemente Te Debilitan

Pequeños insultos cuyo objetivo es minar tu confianza. En una situación tóxica determinada, es la característica que definirá el trato de un padre con su hijo. Pequeñas criticas sobre tus puntos vulnerables como la estatura, el peso, el rendimiento académico, o básicamente cualquier cosa — pueden estar disfrazados como «chistes», pero en realidad son una forma de ejercer dominio y control sobre un niño, incluso cuando se vuelve adulto. Y si no obtienen una mueca de agrado o una reacción a las bromas, para ellos significa que tú como hijo estas fallando por no «tener un sentido del humor». No lo aceptes.

Lee también: «TODOS LOS PROBLEMAS SON EL MISMO PROBLEMA»

8. Son Increíblemente Pasivo-Agresivos

Padres Tóxicos: 8. Son Increíblemente Pasivo-Agresivos

Ese «estoy bien» que dice alguno de tus padres y, amarga una comida. Y con el que se niega a expresar sus sentimientos, excepto a través de insinuaciones, son momentos que solo llegan a ser bastante incomodos. Pero también puede ser su forma de mantener un férreo control sobre la dinámica familiar. La agresión pasiva sigue siendo agresión, después de todo — sólo se expresa de manera «socialmente aceptable». Si alguno de tus padres regularmente te castiga con su silencio, esa es una conducta tanto pasivo-agresiva como tóxica.

Lee también: 10 MANERAS DE CONSTRUIR TU FORTALEZA EMOCIONAL

9. Aún Te Provocan Miedo

9. Aún Te Provocan Miedo

Siendo tú, en tu vida adulta, con tu trabajo seguro y tus increíbles amigos, ¿aún te asustas de lo que podría suceder si desobedeces o disgustas a tus padres? ¿Has intentado a base de mucho esfuerzo ponerte en una posición donde no puedan hacer nada para lastimarte, o a tus posesiones, o a tu equilibrio? ¿Se te sube la presión arterial cuando suena el teléfono mostrando su número? Felicitaciones: Eres un adulto con las secuelas de una infancia psicológicamente tóxica. 😉

La buena noticia es que la toxicidad no es una sentencia de muerte. Un padre tóxico (o cuidador) puede estar dispuesto a construir una relación sana con el hijo, sea de la edad que sea —una en el que sus propios problemas no dominen el paisaje. Y si tú decides tener hijos, tienes la oportunidad de cambiar el patrón y de convertirse un padre anti-toxico. Tanto, que podrías ser vertido en el agua en Chernóbil. No es tu culpa que los patrones de la infancia aún te afecten tan fuertemente… el futuro puede ser diferente.

Lee también: 5 FORMAS EN QUE LOS CUENTOS DE HADAS TE AFECTARON SIN DARTE CUENTA

¿Te identificas con estos patrones de conducta?, ¿Te parece interesante?, ¿Qué es lo que has intentado hasta ahora? Tus ideas pueden contribuir a sanar otras neurosis, para eso está el espacio de los comentarios aquí abajo . No te olvides de seguirme por redes sociales.

Referencias:

  1. Padres que odian. Susan Forward. (1989)
  2. Padres tóxicos ¿Qué es un padre tóxico? Sara Tarrés. (2014)
  3. 3 Manera de cuidarte cuando vives con padres tóxicos. Takeallah Russell & Erin McKelle. (2013)
  4. Señales de que creciste con un padre tóxico. Justin Raynolds. (2016)
  5. ¿Cómo supero a mis molestos padres adictos a los antidepresivos? Jennifer P. (2014)

Imágenes Vía Giphy

COMPARTE 😉