5 Tips para Manejar Jefes Tóxicos

5 Tips para Manejar Jefes Tóxicos

Por las vacaciones, muchos pueden olvidarse de sus jefes tóxicos por un rato, otros se sienten atrapados por la situación de soportarles, aún en vacaciones. Lo claro está en que -No todos podemos ser líderes talentosos-. Si no es bueno para contestar los emails o recordar los compromisos de su agenda, y pierde los estribos repentinamente, se obsesiona con la microgestión, menosprecia a los empleados, nunca cumple su palabra, y rompe las reglas para su beneficio propio: en pocas palabras es toxicidad.

Convivir con un jefe tóxico puede ser brutal, y puede que no sepas que hacer, pero la psicología, afortunadamente, está aquí para ayudar.

Tener un ambiente de trabajo tóxico es realmente malo para ti, como si el aire estuviera lleno de veneno emocional. Un estudio de 2012 rastreó una gran cantidad de miseria en el trabajo con origen en el estilo de gestión de los superiores, y si satisfacían o «frustraban» las necesidades de los empleados. De todos modos, no es sorprendente, ya que los poderosos siempre serán influyentes en todos los ambientes; pero es cuando las cosas se vuelven tóxicas que las consecuencias se vuelven más nefastas. 

Los estudios han revelado que los impactos de un jefe intimidante, negativo o acosador se propagarán en el lugar de trabajo, no solo al que recibe el bullying en el trabajo, sino a otros compañeros; ahora es bien sabido que un jefe tóxico comprometerá la productividad de todos, no solo la de su víctima. Y tu jefe tóxico también puede estar causando sufrimiento en tus relaciones personales, a medida que llevas la frustración y la furia o miedo a quienes te rodean (Por favor, date cuenta que has cambiado de escenario y nadie más tiene la culpa). Una nueva investigación realizada en enero del 2017 muestra una amplia red de impactos para las víctimas de jefes tóxicos, desde los niveles de estrés hasta la autoestima.

Entonces, ¿cómo identificar a un jefe tóxico en tu ambiente, y qué puedes hacer para manejar la situación, sin planear un misterioso asesinato al estilo de CSI? (Por favor, tampoco hagas lo segundo 🙂  )

1. Identifica tu tipo de jefe tóxico

1. Identifica tu tipo de jefe tóxico

Ya he hablado de la toxicidad en los lugares de trabajo, pero, de hecho, se han realizado numerosas investigaciones sobre el comportamiento tóxico en particular de los jefes. Las relaciones de poder en el lugar de trabajo moderno son una parte de muchas vidas, ya que pasamos la mayoría de nuestros días en entornos de trabajo. Los jefes que se salen del molde del comportamiento profesional, cuestan tanto dinero como cordura de los trabajadores, por lo que es del interés de todos saber quiénes son y cómo funcionan.

Si estás buscando identificar a tu jefe tóxico, la ciencia es un buen lugar para comenzar. The State University of New York publicó una investigación en 2016 que identificó dos tipos de jefes tóxicos: «disfuncionales», o personas que pueden tener buenas intenciones, pero que son incompetentes o inconsistentes y que causan dificultades debido a su falta de habilidad; y «oscuros», o personas que genuinamente desean herir y crear conflicto. Los de tipo «oscuro» son más comúnmente identificados (por todos por ejemplo en la película Horrible Bosses), pero el jefe disfuncional puede ser igualmente dañino. Pueden estar motivados por su inseguridad o ser propensos a cambios de humor, y un estudio de Michigan State University en 2016 encontró que los trabajadores realmente prefieren un jefe consistentemente terrible a uno que rebota de bueno a horrible.

Si tienes el de tipo oscuro en tu trabajo, por supuesto, tampoco has de estar en un momento particularmente agradable. En 2012, se publicó una escala específicamente para identificar comportamientos arrogantes en los jefes,incluida la prioridad de su agenda personal y la exageración de sus propias ideas a expensas de los demás. Sin embargo, un jefe «oscuro» puede manifestar su influencia de otras maneras: causar problemas intencionalmente, enfrentando a las personas entre sí, abusando de los trabajadores, haciendo méritos con la incomodidad y hostigando o rompiendo límites. Y los disfuncionales pueden ser tóxicos por su absoluta necesidad, imprevisibilidad y/o negativa a cambiar.

Lee también: CÓMO REDUCIR EL ESTRÉS EN TU VIDA DIARIA

2. Devuelve el Golpe a tu Bravucón Jefe (en secreto)

2. Devuelve el Golpe a tu Bravucón Jefe (en secreto)

Aquí hay algo sorprendente… Un estudio en 2015 reveló que las personas con jefes tóxicos del tipo intimidantes en realidad estaban bastante protegidas de los efectos de la toxicidad si daban lo mejor de sí mismos, de una manera pasivo-agresiva. Esto puede ser resultado de la sabiduría que puedes haber logrado sobre los “abusivos de tu escuela” cuando eras niño, donde «dales una cucharada de su propia medicina» encaja mejor que «simplemente sé mejor persona».

Científicos de la Universidad de Baylor, encuestaron a casi 500 personas en dos estudios diferentes, y se les preguntó cómo los trataban sus jefes, cómo respondían y cómo se sentían acerca de su vida en el trabajo, y se dedicó un estudio a si las represalias dañaban sus perspectivas de carrera.

Los que eran más felices eran los que no tenían jefes desagradablespero los que sí tuvieron que sufrir con uno, se dividieron en dos clases: los que intentaron defenderse y los que se permanecieron quietos y no hicieron nada ante la agresión. Los que se defendieron lo hicieron de manera pasivo-agresiva, como ignorar, fingir que no lo escuchaban y flojearon en el trabajo (dieron menos de si). Y, curiosamente, esas personas eran mucho menos propensas a sentir angustia psicológica o experimentar insatisfacción con sus trabajos. Al parecer, también tenían más posibilidades de progresar en su carrera profesional.

¿Por qué? Tal vez los bravucones respetan un poco de sentido común. Probablemente, como sugirieron los investigadores, los compañeros de trabajo admiraron estas pequeñas venganzas y fortalecieron sus perspectivas de carrera. Y se sentían más fuertes y más capaces como personas. De cualquier manera, SÍ: realmente deberías considerar darle una lección (secreta) a tu jefe tóxico.

Lee también: NO PUEDES CAMBIAR A LOS DEMÁS, PERO PUEDES CAMBIAR DE LUGAR

3. Dile Gracias a tus Jefes Tóxicos

3. Dile Gracias a tus Jefes Tóxicos

Este consejo es exclusivo para jefes disfuncionales, aquellos cuyos problemas y agresiones provienen de una inherente sensación de inseguridad.En 2012, la University of Southern California descubrió que una buena estrategia para los trabajadores intensamente frustrados por su inseguro jefe era: Decirle gracias.

Puede parecer adulador, y es probable que exacerbe la conducta en lugar de disminuirla. Pero los investigadores realizaron una serie de experimentos,en los cuales, encontraron que el «abuso de poder» que surgió de la falta de confianza, se desvaneció cuando los subordinados expresaron gratitud. Uno de los investigadores explicó: «Cuando las personas tienen poder, sienten la necesidad de cumplir con las exigentes expectativas de roles, y cuando no se sienten competentes atacan agresivamente a los demás. Para atenuar este efecto, descubrimos que afirmar el ego de “quién está a cargo”redujo la agresión». Básicamente, un jefe inseguro pero tranquilizado puede tener más confianza y hacer menos berrinches.

Si deseas averiguar si la inseguridad está en la raíz de los problemas de tu jefe, la revista Harvard Business Review tiene una buena introducción al comportamiento típico del jefe inseguro¿Son extremadamente competitivos con los subordinados?, ¿Dudan y vacilan mucho, y expresan preocupación y agresión si alguien parece tratar de “arrebatarle” el control? ¿Se vuelven paranoicos con respecto a otros talentos? ¿Arremeten si sospechan que están siendo socavados? Si has respondido afirmativamente a la mayoría de las preguntas, entonces puedes asegurar que tu jefe es del tipo inseguro.

Lee también: «TODOS LOS PROBLEMAS SON EL MISMO PROBLEMA»

4. Anima a tus Jefes Tóxicos a Hacer Ejercicio

4. Anima a tus Jefes Tóxicos a Hacer Ejercicio

Sí, imagino que me estás mirando como si me hubiese operado el cerebro recientemente, pero es verdad: se ha demostrado que los jefes disfuncionales que tratan a sus empleados como basura en ambientes estresantes, han resultado ser menos abusivos si logran encajar en algún deporte. Una encuesta llevada a cabo por la Northern Illinois University en 2012, sobre supervisores y empleados encontró que, en situaciones estresantes, algunos supervisores se inclinaban a desquitarse con los empleados, incluso sin intención (jefe disfuncional). Pero cuando se les alentó a hacer más ejercicio durante los períodos estresantes, los empleados reportaron menores “niveles de abuso en supervisión”. La forma en que manejes esto con tu jefe depende de ti. Tal vez puedes sugerir un día al aire libre, o una actividad para fortalecer la “confianza o trabajo de equipo”. Pero recuerda que solo funcionará para tipos disfuncionales estresados, y no del tipo oscuro.

Lee también: MOTIVARTE PARA HACER EJERCICIO: 6 CONSEJOS QUE NUNCA ESCUCHASTE

5. Hazle ir contigo a la misma página

5. Hazle ir contigo a la misma página

Tal vez te estás enfrentando a alguien con más poder y tu posición parece insostenible. Ahora es el momento de involucrar a Recursos Humanos y avanzar a la misma página. La investigación psicológica indica que es invaluable sentarse y hablar con tu jefe sobre cómo es realmente su relación, porque compartir una perspectiva parece crear un mejor lugar de trabajo.

Esta particular sabiduría proviene de una investigación de 2014, que descubrió que los jefes y subordinados estaban más satisfechos y más felices en su lugar de trabajo si acordaban qué tipo de relación tenían, incluso si la relación laboral verdaderamente era un desastre. Si un jefe cree que la relación fue buena y el empleado dice que no, o al revés, sufrieron los factores relacionados con el rendimiento y el estrés; pero si ambos conocían el puntaje, era más probable que hicieran las cosas y se entendieran mejor entre sí.

Psychology Today sugiere que, si este es un paso necesario, es buena idea mantener la cabeza fría y un registro regular; si tienes incidentes específicos sobre los que te gustaría hablar, debes pensar cuidadosamente si debes tener a otra persona en la sala o no (los jefes inseguros pueden encontrar esto amenazante, mientras que los agresivos pueden decir cosas, como que necesitas un testigo). Si no hay recursos humanos, y no puedes dejar tu trabajo, tal vez sea momento de contactar a un abogado laboral. Recuerda que, si ellos no ven consecuencias por su mala conducta, esta continuará, es tu responsabilidad hacer que pague.

Para saber más visita: 9 Señales de que Tienes un Jefe Tóxico.

¿Tú tienes experiencias con jefes tóxicos que desees compartir? Usa la sección de comentarios. Tus ideas pueden ayudar a otros. No te olvides de seguirme por redes para saber más de psicología.

Referencias:

  1. 20 Clues To Toxic Bosses. Looking for the subtle clues that shout trouble! Joe Navarro M.A. (2014).
  2. THE FALLOUT FROM ABUSIVE SUPERVISION: AN EXAMINATION OF SUBORDINATES AND THEIR PARTNERS. Carlson, Ferguson, Pamela L. Perrewé &Whitten. (2011)
  3. Toxic bosses are bad for your health and bad for your reputation. BRITISH PSYCHOLOGICAL SOCIETY. (2017)
  4. Bad bosses come in two forms: Dark or dysfunctional. Seth M. Spain, P. D. Harms, Dustin Wood. Binghamton University, State University of New York. (2016)
  5. Is Consistently Unfair Better than Sporadically Fair? An Investigation of Justice Variability and Stress. Matta, Scott, Jason A. Colquitt, Koopman, & Passantino. (2016)
  6. Identifying the arrogant boss. Silverman, Johnson, McConnell & Carr. (2012)
  7. On The Exchange of Hostility With Supervisors: An Examination of Self‐Enhancing and Self‐Defeating Perspectives. Tepper, Mitchell, Haggard, Kwan & Park. (2014)
  8. Power, defensive denigration, and the assuaging effect of gratitude expression. Cho & Fast. (2012)
  9. Managing 3 Types of Bad Bosses. Vineet Nayar. Harvard Business Review. (2014)
  10. Exercise has charms to soothe a savage boss. Northern Illinois University Burton JP et al (2012).
  11. Trouble with your boss? Own it. Michigan State University. Matta, Scott, Koopman & Conlon. (2014)
  12. 7 Types of Toxic Bosses. Tips for understanding and dealing with a boss who keeps you down. Suzanne Degges-White Ph.D. (2015)

Gifs by Giphy & Main Image by Ryan McGuire from Pixabay

COMPARTE 😉