9 Señales de que Tienes un Jefe Tóxico

9 Señales de que Tienes un Jefe Tóxico

Si tan solo pensar en tu jefe te hace enterrar la cabeza en la arena o compararlo con animales peligrosos, es probable que sea una señal de que tu jefe es tóxico. Esto puede ser solo una exageración, pero tener un jefe tóxico puede tener un impacto serio y negativo en tu vida laboral, tu vida personal y tu salud mental. Si tu relación con tu jefe es tan venenosa que has considerado dejar tu trabajo, no estás solo: un estudio de Gallup de 2015 encontró que la mitad de los más de 7,000 adultos encuestados habían renunciado a un trabajo para alejarse de un mal jefe.

Ningún jefe es perfecto. Los jefes son humanos, por lo que están sujetos a las mismas idiosincrasias y fallas que todos los demás. También es importante reconocer que cualquier relación de trabajo es una calle de doble sentido; si no te adaptas muy bien con tu jefe, deberías echarle un buen vistazo a las actitudes que tú llevas al trabajo. Pero hay una diferencia entre un jefe imperfecto y alguien que te hace temer ir a trabajar todas las mañanas, entre alguien que te frustra de vez en cuando y alguien que te hace sentir inseguro y molesto con regularidad. No tienes que AMAR a tu jefe, pero tu jefe tampoco debe hacerte sentir desdichado.

Un líder terrible es malo tanto para los empleados como para la empresa para la que trabajan. Un jefe tóxico puede esparcir rápidamente la negatividad.Cuando se ponen bajo la autoridad de una persona tóxica, los empleados comenzarán a cuestionar sus habilidades y a desarrollar inseguridades.Esa negatividad se extiende hacia afuera: los empleados se esconderán en lugar de buscar colaborar con otros, lo que a su vez tendrá un impacto negativo en la organización como un todo. No se puede llegar a ningún lado si los empleados no comparten y colaboran. En última instancia, los buenos empleados se irán a trabajar a un lugar en el que puedan confiar en los administradores y crean en su misión y cultura de trabajo.

Hay una variedad de comportamientos con los que un jefe puede socavar un lugar de trabajo, pero estas son algunas de las señales clave de que tu jefe es tóxico:

1. Tu jefe critica. TODO EL TIEMPO

1. Tu jefe critica. TODO EL TIEMPO

Es parte del trabajo de tu jefe señalar dónde se necesita una mejora, pero hay una gran diferencia entre la crítica constructiva y la negatividad constante y opresiva. Si tu jefe parece incapaz de decir algo positivo sobre tu desempeño laboral y, de hecho, parece que se esfuerza por criticarte, esa conducta dice menos sobre tu trabajo que sobre la actitud de tu jefe.

Lee también: ¿CÓMO MANEJAR LA CRÍTICA Y DESARROLLAR UNA SANA CORAZA?

2. Tu jefe tiene cambios de humor impredecibles

2. Tiene cambios de humor impredecibles

Si las respuestas de tu jefe a las peticiones normales oscilan entre “cordial y razonable” e “inexplicablemente enfurecido” sin tener aparentemente ninguna razón para ello, no es de extrañar que te sientas inquieto. Desde luego, tu jefe tiene emociones como todos los demás, y esas emociones pueden influir en cómo actúa. Pero, como empleado, debes poder esperar que tu jefe reaccione a las situaciones normales sin enloquecer.

Lee también: 4 DATOS DE SALUD MENTAL QUE NO SABÍAS DE GENE WILDER

3. Tu jefe se comporta de manera inapropiada contigo

3. Tu jefe se comporta de manera inapropiada contigo

Está muy bien ser amable con los empleados, pero hay límites que un jefe no debería cruzar. Un supervisor no debe presionarte para que compartas detalles íntimos sobre tu vida personal, y no debe compartir información altamente personal de su propia vida romántica, actividades sexuales o funciones corporales. Y en ningún momento debe transgredir tus límites de espacio personal. Si tu jefe te hace sentir emocional o físicamente incómodo, esa es una clara señal de advertencia.

Lee también: CLAVES PARA TOMAR UNA BUENA DECISIÓN

4. Tu jefe hace microgestiones

4. Hace microgestiones

La “microgestión” implica a los jefes que sienten la necesidad de controlar cada pequeño aspecto del desempeño de sus empleados están perjudicando a sus empresas. En primer lugar, al interferir constantemente con el trabajo de los empleados, casi garantizan que sus trabajadores no hagan nada. En segundo lugar, su comportamiento les dice a los empleados que no confían en ellos para que realicen su trabajo de forma independiente, lo que seguramente generará ansiedad, resentimiento y, en última instancia, una alta tasa de cambio de personal.

Lee también: HÁBITOS TÓXICOS: PERFECCIONISMO

5. Tu jefe desaparece

5. Tu jefe desaparece

La microgestión es una forma segura de sofocar a un empleado hasta la locura (o al menos hacerle renunciar), pero hacer lo opuesto puede ser igual de perjudicial. Un jefe que está completamente desconectado, que no responde a los correos electrónicos, ni proporcionará orientación, ni se pone a disposición para las reuniones, crea un ambiente tóxico que deja a los empleados sin apoyo y a su suerte.

Lee también: CONEXIONES: BUENAS INTENCIONES, ACCIONES Y PROBLEMAS

6. Tu jefe espera que estés disponible 24/7

6. Espera que estés disponible 24/7

Cada trabajo tiene diferentes expectativas de disponibilidad de los empleados; algunos son estrictamente de 8 a 5, mientras que otros requieren más flexibilidad. Pero si tu jefe espera que estés disponible todo el tiempo, por la noche, los fines de semana, cuando estás de vacaciones, eso es un problema, especialmente si espera que respondas inmediatamente a llamadas y correos electrónicos sobre asuntos que podrían fácilmente esperar a ser discutidos durante un día de trabajo. Tienes derecho a tu tiempo personal, y nada envenenará tanto la percepción de tu trabajo como la sensación de que siempre tienes un pie dentro de la oficina.

Lee también: 10 MANERAS DE CONSTRUIR TU FORTALEZA EMOCIONAL

7. Tu jefe se niega a escucharte

7. Tu jefe se niega a escucharte

Al final del día, es el trabajo de tu jefe tomar decisiones y establecer la política de la empresa, y después de esto, también debe estar dispuesto a escuchar las ideas y la retroalimentación de los empleados. Un jefe que se niega a escuchar lo que los empleados tienen que decir les está diciendo implícitamente a los trabajadores que lo que piensan no importa y, lo que es peor: ese jefe está desperdiciando su conocimiento y creatividad que, muy probablemente podrían beneficiar a la organización.

Lee también: 7 PREGUNTAS DE LAS FAMILIAS TÓXICAS EN FIESTAS – Y CÓMO RESPONDER

8. Tu jefe enfrenta a tus compañeros de trabajo el uno contra el otro

8. Enfrenta a tus compañeros de trabajo el uno contra el otro

Un jefe que juega por ejemplo con un favorito entre los empleados o menosprecia a los empleados frente a sus compañeros crea una relación tóxica, no solo entre la gerencia y los trabajadores, sino también entre los propios trabajadores. El objetivo de un líder debe ser promover la cooperación (y, por lo tanto, la productividad) en el lugar de trabajo, y un jefe que socava deliberadamente la cohesión del equipo no está haciendo un buen trabajo.

Lee también: PROBLEMAS DE SALUD MENTAL ACORTAN LA VIDA MÁS QUE EL TABAQUISMO

9. Temes ir a trabajar, y esa sensación se centra en tu jefe

9. Temes ir a trabajar, y esa sensación se centra en tu él

Si pensar en tu jefe te llena de ansiedad, si estás seguro de que cualquier encuentro con él será negativo e incluso traumático, esa es una señal bastante clara de que algo está muy mal con el estilo de gestión de tu jefe. Si interactuar con tu jefe te deja con una sensación de estar castigado, ser devaluado o tan molesto que no puedes hacer tu trabajo, esa es una dinámica que debe cambiar.

Lee también: 11 CONSEJOS PARA SENTIRTE MEJOR DESPUÉS DE UN ATAQUE DE PÁNICO

Entonces tienes un jefe tóxico. ¿Qué puedes hacer al respecto?

Entonces tienes un jefe tóxico. ¿Qué puedes hacer al respecto?

Si muchas de estas cualidades hacen sonar alarmas para ti, ¡enhorabuena! O, eh, ¡mis condolencias! ¡Tienes un jefe tóxico! Has dado el primer paso para identificar el problema, pero solucionarlo será más difícil.

Los jefes tóxicos son a menudo bravucones indomables. Los hostigadores rara vez son enfrentados, así que enfrentar a tu jefe de una manera directa puede ser la respuesta. Lo más recomendable es responder directamente con lo que hace tu jefe. Cuando tu jefe te grita, por ejemplo, con calma dile: “Me estás gritando”. Incluso puedes agregar una sonrisa, para desengancharte. De esta manera, tienes poder y no has sido agresivo ni insubordinado.

Sin embargo, a veces el único curso de acción es salir de allí. Si francamente estás traumatizado de algún modo por un jefe tóxico y has intentado resolverlo, y nada ha cambiado, consigue un nuevo trabajo. Pero primero, informa las acciones tóxicas de tu jefe a los superiores. Recursos humanos y la compañía necesitan saber.

Lee también: 4 PRUEBAS CIENTÍFICAS DE QUE LA PSICOTERAPIA ONLINE SIMPLEMENTE AYUDA

¿Necesitas asesoría con este tema?, o ¿terapia para superar la toxicidad de tu ambiente laboral? ¡Pide una cita! Comparte tus experiencias en la sección de comentarios 👇, tal vez puedas inspirar a otros a dejar atrás a ese jefe tóxico, y salir limpio.

Referencias:

  1. Employees Want a Lot More From Their Managers. Jim Harter & Amy Adkins. (2015)
  2. Handling Toxic Emotions: New Challenges for Leaders and their Organization Peter J. Frost. UNAM. (2004)
  3. Toxic Workplace!: Managing Toxic Personalities and Their Systems of Power. Mitchell Kusy & Elizabeth Holloway. (2009)
  4. Jefes tóxicos: 11 características que los definen. Juan Armando Corbin. (Consultado en 2018).
COMPARTE 😉