Desafiando los Mitos que Estigmatizan la Terapia Online

Desafiando los Mitos que Estigmatizan la Terapia Online

Existe una gran cantidad de mitos que rodean a la terapia online, así como a la presencial. Muchos de estos están arraigados por la imaginación colectiva, los medios de comunicación con representaciones poco realistas. Y algunas cuestiones muy antiguas heredadas de antiguos enfoques terapéuticos.

Los Mitos Más Comunes

Los Mitos Más Comunes

Sin cuestionar mitos tan trascendentes como: (1) El terapeuta tiene un mejor acceso a la información más importante, (2) El psicólogo tiene más poder que la persona que busca el cambio, y (3) El psicoterapeuta o tiene todo controlado y resuelto; algunos profesionales de la salud mental continuarán comportándose:

  • Como si conocieran el mundo interior de las personas con quienes trabajan. Mejor que esa persona, o de lo que ésta tiene el potencial de conocer.
  • Dando la impresión de que los psicólogos fueran una autoridad en la vida de las personas que están tratando de ayudar.
  • Como si ellos fueran impecables o perfectos.

Lee también: ¿NECESITAS UN TRATAMIENTO DE SALUD MENTAL? CÓMO SABER

Mecánicas Correctas e Incorrectas

Terapia Online: Mecánicas Correctas e Incorrectas

Cuando un terapeuta se comporta como si conociera el mundo interior de una persona mejor que la persona conoce o tiene el potencial de conocer. Pone a la terapia en desventaja y elimina numerosas oportunidades que de otro modo existirían para la persona en la terapia. Para empezar a confiar en su sabiduría interior y descubrir cómo aprovechar los recursos internos. Con calma, confianza, autocompasión, creatividad, visión, y muchas otras cualidades positivas. 

El objetivo de la terapia sana es que la persona que busca ayuda pueda avanzar con confianza en el terapeuta. Para estar en el “asiento del conductor” de la terapia, a ser co-terapeuta, para finalmente convertirse en su propio terapeuta. La persona continuará buscando la redención, amor, afecto, aceptación, re-crianza de los hijos. Y todo lo demás que él o ella necesite de un psicólogo online. Si el terapeuta permite a esta relación terapéutica valores significativos como el dar tanto como sea posible, compartir el saber: Todos en conjunto, cultivaran la autoconfianza en la persona.

Lee más sobre la «Compasión Saludable» en: AFRONTAR LOS DESAFÍOS DE LA VIDA: 3 CLAVES

El Mito del Psicólogo Perfecto

El Mito del Psicólogo Perfecto

Del mismo modo, cuando un psicoterapeuta mantiene la idea errónea de que tiene todos los elementos. Y es casi impecable en su comportamiento: La comunicación, las relaciones, la inteligencia emocional, y cosas similares. Establecen una expectativa poco realista para la persona en la terapia online y alientan una idealización injustificada del terapeuta. Esta expectativa poco realista puede reforzar la vergüenza y la duda para la persona en terapia online. En lugar de reforzar la idea de que todos estamos bien, incluso con nuestros defectos y limitaciones. La vergüenza y la duda llevan a la autocrítica y el desprecio. Que a su vez lleva a la gente a querer deshacerse de las partes de sí mismos que no les gustan.

El Lado Humanista: No Cortar, sino Aceptar para Cambiar

El Lado Humanista: No Cortar, sino Aceptar para Cambiar

Lamentablemente, hay algunos profesionales de salud mental que todavía abogan por la amputación emocional mental de ciertos aspectos humanos, porque son destructivos o autodestructivos. Este método no conduce a la integración, la salud o la felicidad, porque las cargas subyacentes que alimentan la conducta destructiva no se abordan. Hay una buena reflexión para la psicoterapia que Carl Rogers escribió: “La curiosa paradoja es que cuando me acepto tal como soy, entonces puedo cambiar.” Al no amputar emocionalmente un aspecto de una persona y, en cambio, aceptándola, la persona tiene la oportunidad de cambiar.

Así que es, en el mejor interés para la persona en terapia, así como para los terapeutas el no centrarse en la eliminación de defectos. Sino en reaprender que todos nacemos como seres amorosos, humanos amables que estamos haciendo lo mejor que podemos. En base a nuestra experiencia y las limitaciones fisiológicas con que nacimos. Es cierto que hay un pequeño porcentaje de personas que nacen sin la capacidad de empatía o remordimiento. Pero, esto es otro cuento.

Lee también: EL SABER ESCUCHAR PUEDE AYUDAR A REDUCIR EL ESTRÉS

Ayudarle a Ver lo que Parece Invisible

Terapia Online: Ayudarle a Ver lo que Parece Invisible

El punto es que muy pocos de los que están en terapia online nacen con los problemas que tienen. Puede ser que tengan predisposiciones o inclinaciones de ciertos mecanismos de supervivencia o síntomas. Pero los problemas con los que las personas luchan son en gran medida el resultado de la experiencia de vida, y no un desequilibrio químico. Cualquier desequilibrio químico es más a menudo un síntoma, no una causa. El hecho es que todos sufrimos, todos luchamos, todos encaramos desafíos, incluso los terapeutas, y no obstante, todos estamos bien.

Lo que necesita todo el mundo es darse un respiro para aceptase y amarse cada uno a sí mismo. A pesar de nuestras limitaciones y dificultades. Los terapeutas tienen muchas oportunidades para ayudar a que este cambio suceda. A través de: reconocer y tratar a las personas con la dignidad que se merecen. Pero primero, los terapeutas necesitan encontrar su propia humildad, autocompasión, y la autoaceptación. Sólo entonces será un terapeuta vea a los que vienen a él  en busca de ayuda como personas.

Lee también: REPARARTE EMOCIONALMENTE CON UN PSICÓLOGO ONLINE

Cuando un terapeuta atiende a un paciente, no se está haciendo terapia. Cuando un terapeuta ve a una persona caminar por la puerta, la mitad de la terapia ya está hecha.

¿Qué opinas? ¿Te has topado con psicólogos con complejo de Dioses?… que creían saberlo todo. O por otro lado, ¿Te has topado con psicólogos con el perfil más humanista, que promuevo? Cualquiera que sea la respuesta, me encantaría leerte. Déjame tu comentario 😉

COMPARTE 😉