Se dice mucho sobre afrontar los desafíos de la vida. Mucho en torno a salud, dinero y amor. Pero, ¿Cómo distinguir cuando estos consejos están psicológicamente equilibrados?

Haz una pausa por un momento para reflexionar sobre una situación que te esté causando dificultad y dolor. ¿Puedes tomar conciencia de tus pensamientos en torno a ese tema? ¿Cómo son estos pensamientos que están afectando tus emociones? ¿Cómo reacciona tu cuerpo a estos pensamientos y sentimientos?

A veces, cuando nos enfrentamos a situaciones dolorosas o difíciles, nuestro diálogo interno y las historias que nos contamos a nosotros mismos pueden ser tóxicas y estar llenas de juicios. Esto intensifica nuestro dolor y nos lleva a sentirnos abrumados y apáticos con la vida. Al perder nuestra conexión con el momento presente, podemos ser arrastrados por una tormenta emocional que afecta a nuestra capacidad de pensar y de ver las cosas con claridad. Perdidos en la tormenta, perdemos nuestra capacidad de ayudarnos a nosotros mismos y en su lugar reaccionamos en formas que crean más sufrimiento y dolor.

Tormentas Interiores

Tormentas Interiores y afrontar los desafíos de la vida

Por ejemplo, supongamos que alguien está enfrentando dificultades financieras y problemas de pareja. Conforme comienza centrarse en estos temas, podría comenzar a rumiar mentalmente sobre lo horrible que es su situación y culpándose a sí mismo por no ser lo suficientemente capaz. Una persona en esta situación probablemente comience a autocriticarse por escoger la pareja equivocada o ser financieramente irresponsable, y a medida que avanzan las horas del día, seguro se sentirá cansada, triste, e irritable. A lo largo de todo este proceso, no se es consciente de que la reacción a la situación está afectando negativamente. El mundo interior se tambalea con pensamientos negativos, historias y juicios, y esto a su vez afecta el bienestar físico, emocional y mental. Con el fin de cambiar esta tormenta emocional, se deber reconocer que lo que se está haciendo está creando sufrimiento.

1. Consciencia: El Primer Paso

1. Consciencia: El Primer Paso

Para afrontar los desafíos de la vida, primero debemos saber a qué nos enfrentamos. El concepto de conciencia en la Gestalt proviene de la palabra en inglés “Awareness”, que también significa “Darse cuenta”. La conciencia es el primer paso para ayudarnos a nosotros mismos, a pasar de una respuesta de estrés reactiva a una curación mental. Para practicar la conciencia, tenemos que estar dispuestos a dejar de lado el prejuicio y estar abiertos a nuestra experiencia interna. Así que en lugar de ser “duros, estar cerrados u obstinados”, empezamos a conectar con lo que está ocurriendo en el presente, y nos encontramos con la reactividad de la conciencia, la aceptación y la compasión.

¿Cómo podemos iniciar esta conciencia?

Afrontar los desafíos de la vida: ¿Cómo podemos iniciar esta conciencia?
Parte de una escena de «Belleza Americana», el protagonista toma algunas decisiones cuestionables, y las expresa. Aunque conflictivo, es consciente de que contribuyen a su paz individual.

Los factores desencadenantes son cosas que provocan pensamientos dolorosos, emociones y reacciones. A veces, estos factores desencadenantes están vinculados a experiencias dolorosas o traumáticas pasadas, otras veces están conectadas a las expectativas o suposiciones. Lo importante es darse cuenta del dolor que surge cuando se está expresando (interna o externamente) y la reacción a ese dolor.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a ser consciente de tus reacciones son las siguientes:

Algunas preguntas que pueden ayudarte a ser consciente de tus reacciones
  • ¿Tiendes al pensamiento catastrófico, la rumiación, la preocupación o enojo?
  • ¿Tu diálogo interno es negativo, lleno de culpa o ira?
  • ¿Sientes la tensión en tu cuerpo (corazón acelerado, tensión muscular, malestar estomacal)?
  • ¿Atacas, criticas, o evitas la situación? (Esta es la respuesta de lucha o huida del cuerpo que está siendo activada)

Es importante recordar que, como seres humanos nuestro instinto es resistir el dolor, y es esta misma resistencia es lo que puede crear un sufrimiento prolongado. Así que, en lugar de culparte para reaccionar, busca suavizar tus prejuicios y acepta que en este momento estás sufriendo. Es necesaria la aceptación de la situación que estas enfrentando, ¡Incluso si odias reconocerlo!

2. La Aceptación No es Resignación

2. La Aceptación No es Resignación: Una clave para afrontar los desafíos de la vida

La aceptación no significa que te guste lo que está pasando, o que renuncias y aceptas que las cosas nunca van a cambiar. Esto significa que simplemente dejas de resistirte o evitar lo que no te gusta. Este cambio nos ayuda a responder a las situaciones de dificultad/dolor, de manera que trae la cura, la claridad de la mente, y nos ayuda a tomar decisiones basadas en nuestro propio interés. Cuando suavizamos el prejuicio que alimenta la resistencia, empezamos a abrir el corazón para nosotros mismos y nos sostiene nuestra experiencia en un abrazo compasivo.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te trasforma.

Carl G. Jung

3. Compasión Saludable

3. Compasión Saludable, clave para afrontar los desafíos de la vida

Otro punto vital para afrontar los desafíos de la vida, es la compasión por uno mismo. Que se trata de, una respuesta amorosa y amable con nuestro propio dolor. Al pasar de la aceptación a la autocompasión saludable, honramos y aceptamos que reaccionar ante el dolor es una parte de ser humanos. Nos damos cuenta de que las cosas no siempre salen según el plan y reconocemos que todos podemos encontrarnos con frustraciones y pérdidas. Cometer errores es parte del aprendizaje y crecimiento. Cuanto más abramos nuestros corazones y aceptemos esto, más seremos capaces de sentir compasión hacia nosotros mismos y a los demás. Este movimiento ayuda a reconectarnos con el bien dentro de nosotros y es una respuesta de amor y de curación para el dolor.

Tú puedes estar libre de sufrimiento, y hacer que tu corazón se llene de compasión.

COMPARTE 😉