La elección de hacer psicoterapia es una decisión muy importante. Es ese momento en que decides que:

  • Necesitas o deseas ayuda (de hecho… ¿te lo has admitido a ti mismo?).
  • Ya no puedes manejar esa situación tan eficazmente como deseas.
  • Te has sentido estancado/a por un tiempo y quieres seguir adelante.

Como psicoterapeuta, a menudo puedo percibir un “tono” en la persona con la que estoy hablando por teléfono, una vez que la primera cita se ha fijado. Puedo sentir a esa persona respirar un poco más suave, y hay a menudo hay un reconocimiento sutil de esperanza e incluso como si se alcanzara un objetivo… como una afirmación interna diciendo: “Sólo he tomado el primer paso importante para mi futuro bienestar.”

¿Qué conduce hasta ese primer paso? ¿Cómo se puede dar el primer paso con más confianza para que no te sientas con incertidumbre? ¿Para qué te sientas empoderado con el proceso?

Yo recomiendo hacer 5 cosas antes de contactar a un psicoterapeuta:

1. Piensa en lo que quieres ganar con el proceso de psicoterapia

1. Piensa en lo que quieres ganar con el proceso de psicoterapia

Es útil tener una meta o dos en mente a medida que comienzas. Por ejemplo, ¿estás enfocado en el procesamiento de un incidente en particular de tu pasado? ¿Estás interesado en desarrollar mejores habilidades de comunicación? ¿Estás ansioso por desafiar tu manera de pensar habitualmente acerca de ti o el mundo que te rodea (tu diálogo interior)? ¿Quieres crear una caja de herramientas para hacer frente a la ansiedad? ¿Está buscando un lugar “seguro” para expresar tus sentimientos con respecto a una pérdida?

Puede ser útil contar con un lugar para comenzar y para poder expresar eso a la persona que elijas para trabajar. Por supuesto, puedes modificar tus objetivos o agregar más una vez que comiences la psicoterapia. A veces, un objetivo más profundo llega a la superficie más adelante, una vez que se ha establecido una base terapéutica y un sentido de confianza.

 Averigua qué terapeutas en tu área están acostumbrados a ayudar a personas con el tipo de cosas que esperas explorar. Muchos terapeutas tienen perfiles online que describen el tipo de trabajo que normalmente realizan.

Lee también: REPARARTE EMOCIONALMENTE CON UN PSICÓLOGO ONLINE

2. Haz una pequeña investigación

2. Haz una pequeña investigación

Averigua qué terapeutas en tu área están acostumbrados a ayudar a personas con el tipo de cosas que esperas explorar. Muchos terapeutas tienen perfiles online que describen el tipo de trabajo que normalmente realizan.

Si te sientes cómodo preguntando, averigua con personas de tu confianza si pueden hacerte alguna recomendación. Necesitas estar seguro de querer trabajar con alguien que también es terapeuta de alguien que conoces, aún así no tendrás que limitarte en lo que tengas que decir. (Puedes esperar que cualquier cosa que digas permanezca confidencial.) Si aún no te gusta la idea, lo mejor será que encuentres a alguien por tu cuenta.

Reúne las probabilidades para una experiencia exitosa y agradable a tu favor. Esto podría significar encontrar a alguien que no te quede muy lejos, encontrar un terapeuta que tenga un amplio aparcamiento (de modo que no te sientas estresado tratando de encontrar aparcamiento cada vez que vayas), asegurándote de que el consultorio sea accesible para discapacitados, o asegurándote que la sesión se acomode con tu horario. Lo que quieres es eliminar tantas barreras potenciales como te sea posible para llegar allí y obtener la ayuda que deseas. Seguramente no quieres un agregado de estrés por solo tomar la terapia.

Esto nos lleva a la tercera cosa que debes hacer antes de ir a terapia.

3. Explora tus Beneficios de Salud Mental

3. Explora tus Beneficios de Salud Mental

Procura estar familiarizado con la cobertura de seguro que tengas, si tienes beneficios de salud mental, tanto asignados como privados. Averigua los honorarios del terapeuta, si necesitas una referencia o autorización, y si se te asigna un número limitado de sesiones. Tener esta información te permitirá ser un consumidor informado.

Lo mejor es saber lo que la terapia te costará por sesión antes de empezar para que no haya sorpresas una vez que comiences. Una vez más, lo mejor es un proceso tan cómodo como sea posible.

4. Ten preguntas listas cuando programes tu primera cita

4. Ten preguntas listas cuando programes tu primera cita

Anota el nombre, el número y ubicación del terapeuta al que estás llamando, así como las preguntas que quieres hacer. De esta manera, se puede realizar un seguimiento de las respuestas, si has llegado a más de un terapeuta. No tengas miedo de obtener las respuestas que necesitas. Puedes preguntar directamente al psicoterapeuta acerca de cómo trabaja, cuánto tiempo duran las sesiones, y la frecuencia de las mismas. No dudes en preguntar acerca de los procedimientos de servicio, tales como cancelaciones de última hora, lo que sucede cuando hay mal tiempo, etc.

Esta conversación te da la oportunidad de conseguir “una idea”, de si será cómodo trabajar con un terapeuta en particular.

Finalmente…

5. Prepárate para hacer algo de trabajo

5. Prepárate para hacer algo de trabajo

Vas a obtener de la psicoterapia lo que estés dispuesto a “sembrar” en ella. No siempre es fácil. Se requiere pensamiento, introspección, reflexión y esfuerzo; la voluntad de “probar” diferentes percepciones o experimentar con enfoques conductuales alternativos.

Tal vez te encuentres con días que te sentirás fuerte y otros no querrás asistir a tu sesión. Yo digo a las personas con quieres trabajo en la terapia que esas sesiones, cuando se presentan, a menudo son las más significativas y de gran alcance. La vacilación puede servir como una señal de que el trabajo importante está a punto llevarse a cabo. Presentarte y decir a tu terapeuta que estás contemplando la cancelación puede abrir un diálogo significativo acerca de dónde te encuentras en tu proceso de curación, así como a dónde vas.

Lee también: 7 TRUCOS PSICOLÓGICOS PARA LA VIDA COTIDIANA

No tires un dardo a un directorio online. Asume la responsabilidad de tu salud lo mejor que puedas. Tampoco tienes que esperar que cada terapeuta sea la combinación perfecta para ti. Simplemente encuentra el ajuste correcto. Siente el alivio y la confianza en ti mismo de  estar haciendo una elección informada cuando hagas esa llamada y programas tu primera cita de psicoterapia.

Cuéntame que te parecen estos puntos y si te han resultado útiles 👇

COMPARTE 😉