Seguir Adelante Después de la Muerte de un Hijo

Seguir Adelante Después de la Muerte de un Hijo

La muerte de un hijo es uno de los eventos más difíciles y traumáticos que un padre puede tener. Y dará forma a las experiencias emocionales durante toda la vida.

1. Las Emociones que Experimentan los Padres después de la Muerte de un Hijo

1. Las Emociones que Experimentan los Padres después de la Muerte de un Hijo

Estos padres encontrarán una amplia gama de emociones que, en la mayoría de los casos, cambian fundamentalmente lo que son. Experimentarán no sólo el intenso dolor, sino también arrepentimiento, remordimiento y culpa por no haber podido proteger a su hijo.

Las emociones que experimentan los padres se deben, en gran parte, a las creencias individuales y sociales. Sobre todo de crianza y el papel de los padres. La muerte de un niño borra lo que muchos padres ven como una certeza fundamental de la vida… Que el deceso llegará antes para ellos que para sus hijos. Sin embargo no hay certezas en esta vida.

2. El Hijo: Una Parte Significativa de la Vida de los Padres

2. El Hijo: Una Parte Significativa de la Vida de los Padres

Además, puesto que la identidad de los padres está vinculada integralmente a su hijo:

La muerte va a alterar la forma en que el padre y/o madre miran y experimentan el mundo. Los niños cambian la forma en que los padres perciben el mundo y a ellos mismos. La identidad de un niño a menudo se convierte en una parte integral de las experiencias que los padres viven… Puntos de vista sobre la vida y el entendimiento personal. Por lo tanto, cuando se pierde un niño, una parte significativa del padre o madre se puede perder también.

La muerte va a alterar la forma en que el padre y/o madre miran y experimentan el mundo. Los niños cambian la forma en que los padres perciben el mundo y a ellos mismos. La identidad de un niño a menudo se convierte en una parte integral de las experiencias que los padres viven. Como puntos de vista sobre la vida y el entendimiento personal. Por lo tanto, cuando se pierde un niño, una parte significativa del padre o madre se puede perder también.

3. Reconectar: Parte de un Proceso Saludable

3. Reconectar: Parte de un Proceso Saludable

La muerte de un niño, para muchos, puede parecer como un evento insuperable. Los padres pueden experimentar dificultades para poder seguir adelante y pueden sentir por mucho tiempo, que no pueden conectar con los demás. Los padres pueden optar por aislarse y, por un tiempo, esto puede ser útil. Sin embargo, los padres siguen siendo seres sociales que tarde o temprano tendrán que volver a conectar con el mundo. Ya sea por trabajo o por medio de su círculo. Cuando esto no ocurre de forma natural, se puede necesitar el apoyo de un psicoterapeuta. Para ayudar a los padres llegar a lidiar con la pérdida y comenzar el proceso de curación.

Lee también: CURACIÓN EMOCIONAL: 3 PASOS PARA SALIR DE LAS SOMBRAS

4. Entiende que es un Proceso Personal Libre

4. Entiende que es un Proceso Personal Libre
Tan personal e individual como las huellas de tus dedos

El proceso de curación también puede incluir otras actividades que son esenciales para el bienestar de los padres. Como ser parte de una comunidad social más grande. Cuando los padres comienzan a sanar, pueden buscar relaciones y con el tiempo, puede decidir casarse o tener más hijos. Para algunos, la idea de tener otra relación profundamente emocional puede parecer demasiado difícil. Para otros, estas relaciones pueden proporcionar un apoyo importante para el afrontamiento y la sanación.

Las decisiones tomadas por los padres deben ser respetadas, ya que cada persona tendrá que llegar a vivir con la pérdida a su propia manera. Al permitir a los padres hacer el proceso de duelo de la mejor forma que estimen conveniente, se puede producir la verdadera sanación.

5. Transiciones…

5. Transiciones...

La decisión de casarse después de la muerte de un niño es algo profundamente personal. Y requiere que el padre considere su estado emocional y su preparación para esta transición. De nuevo, es importante recordar que cada individuo trata con la perdida a su propia manera. Algunos padres estarán listos y serán capaces de seguir adelante con sus vidas antes que otros. La aceptación de esto, y el reconocer las diferencias de duelo de persona a persona. Ayudará a los padres y a quienes los apoyan para llegar a un acuerdo con las decisiones personales realizadas tras la muerte de un hijo. Sin importar las decisiones tomadas, éstas deben ser respetadas por los demás y verse como parte del proceso de curación.

Los padres que experimentan angustia emocional o incertidumbre tras la pérdida de un niño deben buscar la ayuda de un psicoterapeuta profesional. Para ayudarles a entender sus emociones y para tomar decisiones positivas para llevar su vida adelante. La ayuda y el apoyo de los terapeutas también se debe buscar:

  • Si la persona está experimentando emociones que son perjudiciales para su bienestar personal y salud. Por ejemplo, presenta ideas suicidas, depresión, etc.

6. La Pareja Después de la Muerte de un Hijo

6. La Pareja Después de la Muerte de un Hijo

La decisión de casarse, (O tener una nueva pareja) después de la muerte de un niño, lleva consigo la posibilidad de una pérdida adicional a través del divorcio. Por lo tanto, tomar esta decisión con el apoyo adecuado es aconsejable.

¿Qué recomendarías a una persona que está pasando por este proceso? ¿Tienes más ideas? ¿Te gustaría compartir tu experiencia? Por favor, Déjame saber en la sección de comentarios.

¿Crees que alguien necesite leer esto?… Usa los botones para compartirlo.

COMPARTE 😉