• Ir solo no siempre es la mejor opcion, permíteme acompañarte

Estrés – Una epidemia de tiempos modernos

El estrés puede convertirse en un destructor de relaciones, familias y la salud de quien lo padece, sin embargo, también puede ser un motivador que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos en la vida si lo tomamos en la cantidad correcta.

tratamiento para el estrés

El cómo lidiamos con el estrés es un factor importante, pero nuestra autoestima y confianza pueden tener un impacto en la manera en que lo manejamos desde el principio.

El estrés tiene que ver con el control, encontrar nuestro balance puede ser tan simple como aprender a decir no en el momento adecuado y de la manera correcta, o aprender a respetar nuestros propios pensamientos y opiniones, y hacer frente a nuestros problemas de autoestima.

Se trata de encontrar el equilibrio adecuado que funcione para ti.

No hacer frente al estrés de una manera saludable puede conducir a la creación de una mayor presión a un punto que dé lugar a una implosión o explosión, o ambas.

Podemos tener una amplia gama de reacciones ante los extremos de la tensión, como la ira, la depresión y otros problemas mentales y físicos pueden manifestarse en nuestra vida mientras estamos bajo mucha presión, que se convertirían en un agregado que hará la vida aún más difícil.

Todo el mundo tiene un poco de estrés en su vida, no siempre es malo, puede ayudar a mantenernos enfocados a corto plazo y también puede ayudar a motivarnos en algunas áreas como el deporte o para trabajar orientados a objetivos. A corto plazo, el estrés no es un problema, ya que tendemos a hacerle frente equilibrándolo con momentos de baja tensión o con descanso de calidad y relajación.

estrés y meditación

El estrés a largo plazo, durante períodos de tiempo prolongados puede causar altos niveles de ansiedad y dar lugar a importantes problemas de salud, así también puede ejercer una presión indebida sobre las relaciones en el hogar y el trabajo.

Todos somos personas únicas y nuestra capacidad para hacer frente a este tipo de presión depende de otros aspectos de nuestra personalidad y el comportamiento aprendido.

Nuestra confianza y autoestima influyen en la capacidad que tenemos para hacer frente a situaciones demandantes. Estos factores contribuirán a la capacidad que tengamos para protegernos a nosotros mismos en las situaciones donde tenemos poco control y nos sentimos impotentes.

 

¿Qué es el estrés?

El estrés es un grupo de síntomas fisiológicos y psicológicos que se presentan ante un periodo en el que toda nuestra persona trabaja a ritmo acelerado, o nos topamos con una situación que aparentemente no podemos enfrentar. Por un lado el estrés y la ansiedad pueden ayudarnos a trabajar mejor, ayudándonos a estar más centrados en muchos tipos de tareas como el deporte o el trabajo basado en el rendimiento y muy a menudo nos motiva, pero el exceso de estrés durante períodos largos puede aumentar nuestros niveles de ansiedad que llevarán a problemas físicos y emocionales. Las relaciones tanto en casa como en el trabajo pueden quedar sometidas a esta presión, por lo que las personas pueden llegar a confundirse, reaccionando de mal humor y mostrando otros comportamientos como el movimiento constante (manía) y el olvidar las cosas.

 

Tipos de Estrés:

A.- El Estrés Físico

Cuando hablamos sobre el estrés físico en el cuerpo, éste también tendrá un efecto sobre nuestra mente. El estrés físico puede ser provocado por el exceso de trabajo o el tener que mantenernos constantemente en movimiento cuando necesitamos descansar. También debemos entender que el estrés psicológico tiene un impacto en nuestro cuerpo físico. La ansiedad puede incrementar el ritmo cardíaco e incluso conducir a ataques de pánico o dolor muscular. Si nuestro cuerpo se siente cansado, a menudo tendrá un impacto en nuestro bienestar emocional, cuando estamos trabajando en exceso o al no tomar un tiempo de descanso, puede conducirnos a cambios de humor y a largo plazo puede conducir a un trastorno por depresión o ansiedad.

Tener una dieta balanceada es parte de nuestras necesidades físicas y ayudará a hacer frente a situaciones estresantes, otra manera de ayudarse es hacer ejercicio, ya que ayuda a liberar la tensión fisiológica. Las personas que fuman incrementan el estrés del cuerpo, esto se debe a que el procesamiento de químicos tóxicos en el sistema significa que el cuerpo tiene que trabajar más y esto aumentará los niveles de estrés internos alrededor del 10 %, otro problema con el tabaco es que el estrés aumenta con la cantidad de personas que fuman en los mismos espacios.

Combinar el estrés o la ansiedad con alcohol puede llevar a un problema en espiral descendente que puede terminar en adicción, a todos nos gusta tomar una copa, ya que puede ser parte de socializar y relajarnos, pero usarlo para combatir el estrés no es una buena idea, podemos encontrar más tensión de la que teníamos.

 

Problemas fisiológicos causados por el estrés:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Pérdida del cabello
  • Depresión
  • Reducción del deseo sexual
  • Menstruación irregular
  • Acné
  • Úlceras
  • Insomnio
  • Disminución de la fertilidad
  • Enfermedades cardíacas

 

B.- El Estrés Psicológico

Todos tenemos un dialogo interno incesante, que bien puede ser de apoyo o llevarnos a un hundimiento emocional mayor. Y si te sientes triste, puedes darte cuenta que es difícil pensar en cosas que causen alegría. Así que los pensamientos y las imágenes que vemos y sentimos en nuestro interior afectan a la forma en que conectamos con el mundo exterior.

Si a las personas con depresión se les pide que piensen en un momento feliz de su vida, puede que les resulte casi imposible, porque cuando nos sentimos tristes la mente a menudo se enfoca en las imágenes y pensamientos que coinciden con ese estado de ánimo.

El estrés a largo plazo altera la forma en que procesamos la información, por consiguiente veremos la realidad de una manera distorsionada. Lo que hace difícil tener un avance o se duplicará el esfuerzo para eliminar el estrés.

 

Estos son algunos de factores internos que influyen negativamente en nuestros niveles de estrés:

  • La autoestima
  • El pensamiento negativo
  • La autoimagen
  • Traumas pasados
  • La comunicación
  • La conciencia propia
  • La culpabilidad

Nuestra capacidad de cambiar la forma en que manejamos el estrés y la ansiedad, a menudo adolece de nuestra incapacidad para comprender cómo nuestros propios pensamientos y percepciones nos auto sabotean la capacidad de lidiar con la vida en general. El pensamiento negativo propio resulta contraproducente al tratar de cambiar la forma de lidiar con situaciones estresantes.

Con los pensamientos automáticos negativos presentes, las situaciones siempre parecen peor y más estresantes de lo que son en realidad, incluso puede haber un esfuerzo inconsciente por buscar constantemente lo negativo y haciendo caso omiso de lo positivo. Una autoestima baja también puede jugar en nuestra contra, haciendo más difícil el cambio.

Entonces, el cómo pensamos y sentimos sobre nosotros mismos, tiene influencia en cómo podemos protegernos de los efectos de las situaciones estresantes, aquí es donde la psicoterapia por Skype podría ayudarte a manejar correctamente futuras experiencias y permitirá mejorar tu calidad de vida en general. Con la terapia es posible utilizar los pensamientos antes de que éstos nos utilicen a nosotros.

 

Algunos síntomas destacados del estrés incluyen:

  • El aumento de la irritabilidad
  • Comer menos
  • Comer más
  • Ira y frustración
  • Inquietud (como morderse las uñas)
  • Dificultad para dormir y despertarse temprano por la mañana
  • Fumar y beber más
  • El olvido
  • Falta de concentración
  • Terrores nocturnos
  • Problemas sexuales

 

Cuando nos encontramos incapaces de controlar una situación o el resultado nos estresamos, cuando no estamos preparados para una situación nos estresamos. Cambiando la forma en que abordamos las situaciones y dándonos tiempo para prepararnos puede reducir la ansiedad relacionada con el estrés. El aspecto positivo es que todos podemos influir en nuestra mente y  sus pensamientos. Es posible cambiar tus niveles de estrés y ansiedad con la ayuda de un psicoterapeuta.

A menudo me preguntan cuál es la diferencia entre el miedo y la ansiedad.

El miedo es una reacción a una amenaza física real, como la posibilidad de un ataque físico o una situación que nos pone en peligro, como tener que escapar de un incendio o de tener que tomar medidas para evitar un accidente durante la conducción, todos estos eventos puede activar la respuesta de lucha o huida.

Esta respuesta de lucha o huida es una reacción automática que está codificada en nuestro comportamiento instintivo. Cuando se activa esta reacción, hormonas como la adrenalina y el cortisol son liberadas en el cuerpo, estas aceleran el ritmo cardíaco, la digestión, también empujan el flujo de sangre a los grandes grupos musculares como las piernas e influyen en otras funciones del sistema nervioso autónomo, dando al cuerpo una corta ráfaga de energía, fuerza y tiempos de reacción más rápidos. Nosotros, evolutivamente como especie, adoptamos esta respuesta para ayudar a reaccionar ante las amenazas, tales como ser atacados por animales salvajes y todavía es muy eficaz en la actualidad en las mismas situaciones.

La ansiedad puede ser provocada o agravada por algunos problemas físicos y tu médico es la mejor persona para ayudarte a explorar esta posibilidad.

 

El ejercicio ayuda con el estrés

Ejercicio y Estrés

El ejercicio vigoroso es una buena manera de mantener tu cuerpo en forma, mejorar la resistencia y la lucha contra las sustancias químicas del estrés en tu sistema, esto también ayuda a sentirse bien y aumentar tu bienestar total: mental y físico.