• Ir solo no siempre es la mejor opcion, permíteme acompañarte

La Imaginación y el Miedo

Cuando imaginamos una amenaza o tenemos miedo de un evento, antes de que haya ocurrido y esto nos hace sentir incómodos o preocupados, a eso es a lo que llamamos ansiedad, que es una anticipación o expectativa de un posible evento que amenaza con convertirse en un verdadero acontecimiento real que nos puede lastimar físicamente o emocionalmente.

La ansiedad es un mecanismo natural que puede mantenernos a salvo de algunos riesgos, reduce nuestro nivel de exposición a acciones o situaciones peligrosas y nos ayuda a tomar decisiones que ayudan a mantenernos alejados de cualquier daño.

Todo el mundo siente ansiedad de vez en cuando, pero cuando la ansiedad se vuelve más activa al igual que la imaginación que actúa sobre ésta, puede empezar a funcionar en contra de nosotros en vez de ser de ayuda.

La ansiedad puede comenzar en nuestras mentes, pero puede manifestarse en síntomas físicos reales (entre más tiempo se tenga, más probabilidades hay de somatizar). La ansiedad en niveles normales es útil para mantenernos a salvo y es algo natural, este tipo de ansiedad es la que produce incomodidad en el pensamiento o simplemente se siente inquietante, mientras que los niveles agudos de la ansiedad pueden ser intensamente debilitantes, afectando nuestra capacidad de juzgar la situación racionalmente y funcionar normalmente en muchas áreas de la vida.

Los trastornos de ansiedad se utilizan para representar varios problemas que corresponden a las sensaciones de nerviosismo, temor-aprehensión, y pensamientos preocupantes. Estos sentimientos y pensamientos afectan la forma en que interactuamos con situaciones y personas en nuestra vida diaria.

Cuando experimentamos sentimientos de preocupación acerca de algo nuevo, como una prueba de conducción o examen y experiencias como hablar en público, así como otros eventos como iniciar un nuevo trabajo o asistir a una entrevista, a menudo se ven como algo estresante. Estos sentimientos de ansiedad pueden ser vistos como una reacción normal a situaciones estresantes.

La ansiedad se convierte en un problema si los síntomas comienzan a afectar la capacidad de una persona para hacer frente a tareas simples e interacciones sociales. Es cuando se presentan los síntomas físicos, tales como un elevado ritmo cardíaco o la sensación de pánico.

 

Ansiedad

Los problemas de ansiedad van desde reacciones conscientes de un hecho pasado o experiencia, hasta los sentimientos inconscientes de ansiedad que parecen no tener ningún evento desencadenante obvio, este tipo de cuestión a menudo necesita más exploración para tratar de descubrir el problema subyacente.
Algunas de las personas que han tenido un accidente de coche pueden sentir ansiedad cuando vuelven a conducir. El pensar en volver a estar detrás del volante causa ansiedad, el detonante es el recuerdo del accidente y la ansiedad es el temor de que ocurra de nuevo.

Si usted nunca ha tenido un accidente en un coche, pero ha comenzado a sentir ansiedad al conducir o al entrar al coche y no sabe por qué, puede ser una reacción inconsciente la que provocado ansiedad, aparentemente sin haber ninguna razón obvia detrás de ese sentimiento, es necesaria alguna psicoterapia para descubrir los problemas más profundos. Estos problemas pueden venir de otra parte de su vida que parece no tener relación con la ansiedad expresada. También puede pasar con viejos eventos traumáticos que han sido reprimidos, o no han sido superados.

La ansiedad es la imaginación del miedo o peligro, y su anticipación y expectativa de un posible evento amenazante. Cualquier pensamiento que eleve el nivel de miedo cuando no hay peligro real y presente es una respuesta impulsada por la ansiedad, esto también puede desencadenar la respuesta de lucha o huida. Nuestra imaginación es un proceso de pensamiento muy poderoso e influyente que no puede ser ignorado, se puede utilizar tanto para ayudar como obstaculizar nuestra vida.

Terapia Online Ansiedad

El estrés y la ansiedad, poseen las dos caras de una moneda, en la cantidad correcta nos ayudan, pero al estar en un nivel descontrolado son dañinos, pueden pasar de afectar un rol de nuestra vida a contaminar los demás. Por ejemplo algunos indicadores de que la ansiedad esta fuera de control son: cuando usted necesita hablar, puede sentir ganas de gritar, problemas para controlar la ira, así como otros sentimientos y emociones. La ansiedad puede hacer que se ponga más énfasis en las reacciones y emociones que se tienen.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada, es diagnosticado con mucha frecuencia, ya que es un problema “común”. Tanto niños, adolescentes y adultos, pueden sufrir este trastorno. Este engloba y se relaciona con otros padecimientos que se mencionan al final.

Algunos de los síntomas comunes de la Ansiedad:

  •     Irritabilidad
  •     Letargo
  •     Hiperventilación
  •     Ritmo cardíaco irregular (palpitaciones)
  •     Preocupación excesiva / Incapacidad para relajarse
  •     Boca reseca
  •     Sudoración excesiva
  •     Dificultad para respirar
  •     Dolor de estómago
  •     Diarrea
  •     Dolor de cabeza
  •     Inquietud
  •     Micción frecuente
  •     Períodos menstruales dolorosos o nulos
  •     Dificultad para conciliar o permanecer dormido
  •     Ataques de pánico

 

Así que la ansiedad no es algo sin sentido, en realidad es un complicado efecto de varios procesos mentales que incluyen el pensamiento y las experiencias personales.

 

Ataques de pánico

Los altos niveles de ansiedad pueden llevar a experimentar ataques de pánico, estos pueden ser debilitantes y muy molestos, tienen la característica de ser repentinos, elevando la tensión súbitamente hasta causar terror. Se eleva el ritmo cardíaco, y se incrementa la sudoración, también pueden haber mareos e hiperventilación, entre otros signos físicos. Éstos pueden durar minutos u horas dependiendo del caso.

Terapia Ataques de PanicoAlgunas personas experimentan sentimientos de pánico en algunas situaciones o cuando realizan una determinada tarea, como conducir o ver a un animal como un perro o una avispa, o en otras situaciones como al tratar de entrar en una habitación llena de gente, esto es una reacción provocada por el pensamiento, eventos vividos o una experiencia situacional.

Un ataque de pánico puede ocurrir en cualquier momento y sin tener ninguna razón identificable para la reacción. Se puede comenzar mientras se realiza cualquier tarea y no importa cómo la persona se siente o lo que piensa y parece no tener ningún evento desencadenante claro.

 

Fobias

Una fobia es una reacción basada en el miedo extremo a un determinado estímulo externo, tiene un muy amplio rango de severidad, que va desde simplemente evitar el estimulo o situación que provoca la fobia (p.ej. los ascensores, animales) hasta quedar totalmente abrumado por el miedo, en algunos casos extremos, hasta el punto de desmayarse.

No debe ser visto como “algo tonto”, ya que es una experiencia terrible para la persona en cuestión.

 

Los Trastornos de Ansiedad

Existen muchos trastornos basados ​​en la ansiedad que pueden ser perjudiciales para que las personas tengan la capacidad de disfrutar de la vida. Los Trastornos que se relacionan y tienen un estrecho vinculo con la ansiedad son los siguientes:

  • Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)
  • Trastorno de Pánico
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)
  • Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
  • Trastorno de Ansiedad Social
  • Trastorno de Ansiedad por Separación

 

La cafeína y los trastornos de ansiedad

La cafeína estimula nuestro sentido de alerta, pero también puede llevar a sensaciones de ansiedad. Si ya se padece este trastorno, al consumir demasiada cafeína se agrava, e incluso puede desencadenar ataques de pánico.

La cafeína puede causar ansiedad

La ingesta recomendada de cafeína es de 300 Mg por día, el problema de la regulación de nuestra dosis diaria es que la cafeína está incluida en muchos tipos de alimentos, bebidas y medicamentos por lo que algunas veces las personas no se enteran que están consumiendo este estimulante: lee siempre la etiqueta de los productos para ver la cantidad de cafeína que se incluye.

Si tienes cualquier problema de ansiedad, lo mejor es evitar la cafeína tanto como sea posible.