“Trabajar con tu niño interior” puede ser algo que hayas escuchado en los medios o de cualquier persona. Pero el niño interno es un concepto psicoterapéutico que surgió con Jung, y muchos terapeutas utilizan formas de trabajo con el niño interno como una poderosa herramienta para ayudar a sus clientes. ¿Podrías beneficiarte?

 

¿Qué es el “trabajo del niño interno”?

Todos fuimos niños una vez. Y el niño que una vez fuiste no se levantó y desapareció para ser reemplazado por un adulto perfectamente formado y siempre responsable.

De hecho, la mayoría actuamos como niños de vez en cuando. Es en el momento en que haces un berrinche por una multa de tránsito, o tienes una sensación de pánico y/o de abandono cuando te das cuenta que tu pareja se va a un viaje por tres semanas.

Y algunos de nosotros, si tuvimos una infancia difícil o sin amor, de hecho, somos niños la mayoría (si no es que todo) del tiempo. Por supuesto, podemos vernos como un adulto, pero por dentro hay un niño enojado de cinco años que no confía en nadie y que secretamente quiere tener la última palabra.

En psicología, esta parte de tu inconsciente que representa al niño que alguna vez fuiste, y se manifiesta como una especie de “otra personalidad” en las interacciones sociales, a menudo se conoce como el “niño interior”. (Una explicación más detallada se encuentra en mi anterior artículo: ‘¿Qué es el niño interior?’).

 

El “trabajo del niño interior” es eso… un trabajo que haces tú mismo o con tu terapeuta para concluir o resolver emociones y experiencias de la niñez que todavía tienes, así como aprovechar la alegría, la inocencia y la confianza con que viniste al mundo.

 

Entonces, ¿qué implica el “trabajo del niño interior”?

Diferentes tipos de psicólogos, consejeros o coaches tendrán diferentes enfoques para el trabajo con tu niño interior.

Tu terapeuta podría ni siquiera llamarlo “trabajo del niño interior”, sino algo en el sentido de “sanar al niño herido” o “aceptar tu arquetipo del niño”. Incluso podrían estar haciendo el trabajo del niño interno bajo el disfraz de “trabajo de sombra”. A menudo, de pequeños es cuando aprendemos a reprimir cosas como la tristeza y la ira que luego se convierten en la sombra oculta.

 

    Realmente, el trabajo del niño interno es cualquier forma de autodescubrimiento que te ayude a tener acceso al niño que fuiste una vez, junto con las experiencias y emociones que a este niño le enseñaron a reprimir. La idea general de trabajar con el niño interior es que, si tú haces un esfuerzo para contactar, escuchar comunicarte, y nutrir a tu niño interior, puedes encontrar y curar las raíces de tus problemas de adulto.

 

El trabajo del niño interior puede adoptar la forma de:

 

  • Diálogo con tu niño interior.
  • Llevar un diario desde la voz de tu niño interior.
  • Hablar con tu terapeuta desde la voz de tu niño interior (NI).
  • Meditar para sentirte en contacto con tu NI.
  • Trabajar con una almohada, un muñeco/a o un juguete de peluche que representa a tu NI.
  • Técnicas de juego en la sala de terapia.
  • Permitiéndote ser juguetón en tu vida diaria y hacer las cosas que amabas de niño/a.
  • Aprender a “escuchar la voz del padre” (nutrir y cuidar de ti mismo/a).

 

Puede sonar raro, así que… ¿Cuál es el verdadero beneficio de todo esto?

Sí, puede parecer extraño comenzar a “hablar” con tu “niño interno” o “escuchar la voz del padre”. Pero los beneficios son impresionantes. Incluyen:

 

  • Acceder a recuerdos reprimidos que te están saboteando.
  • Ser capaz de sentir de nuevo después de años de estar adormecido/a.
  • Ganar poder personal y capacidad de establecer límites.
  • Aprender a cuidar mejor de ti mismo.
  • Sentirte compasivo/a y sentirse más a gusto.
  • Ser capaz de disfrutar de la vida y divertirte de nuevo.
  • Ganar confianza en ti mismo/a.

 

¿Por qué mi niño interior tendría emociones ocultas?

Los traumas de la niñez (que vienen en diferentes grados) dejan al niño con vergüenza, lo que significa que sentirá que tiene que ocultar su experiencia y/o emociones para poder sobrevivir.

Si fuiste controlado/a por tus padres, o si se te enseñaron a creer que sólo serías aceptado y amado si te comportabas como un “niño bueno”, entonces aprendiste a ocultar las emociones como la tristeza o la ira que te metían en problemas.

Si experimentaste rechazo, abandono o abuso, aprendiste a ocultar tu dolor y miedo para no ser herido o rechazado de nuevo.

 

Estas emociones reprimidas conducen a ciclos de auto-sabotaje en la edad adulta. Buscamos la figura paterna (o materna) que no tuvimos en otras personas y siempre nos sentimos rechazados y decepcionados cuando no pueden cumplir con nuestras demandas, o nos negamos a dejar que alguien se acerque demasiado y nos lastime de nuevo.

 

Por ejemplo, si te enseñaron a reprimir el dolor, podrías salir huyendo de buenas relaciones de pareja en lugar de permitirte ser herido/a. El resultado final es siempre sentirte solo/a. O, si se te enseñó que siempre debías ser agradable para ganarte el amor, puedes terminar en relaciones codependientes.

 

El trabajo del niño interior te ayuda finalmente a aceptar y a sentir tus emociones, a tomar el cuidado del “niño interior” y así también de tu Yo adulto. Finalmente, te conviertes en un “adulto”, capaz de honrar y cuidar de tus propias necesidades.

¿Por qué no puedo lograr todo lo anterior desde mi Yo adulto?

Como adultos, podemos ser muy severos con nosotros mismos. Nuestra propia autocrítica y odio puede hacer que avanzar y sanar se vuelva difícil.

 

Si bien podemos culpar y reprender a nuestro adulto fácilmente, ¿quién puede culpar a un niño?

 

Ver el trauma no resuelto de la infancia, el dolor y las emociones reprimidas como una entidad separada, un “niño interior”, puede ayudarte a ser más compasivo contigo mismo/a. Y cuanta más empatía podamos mostrar hacia nosotros mismos, más rápido podemos procesar y sanar nuestro pasado.

Pero sigues siendo tu ser adulto cuando trabajas con tu niño interno. Simplemente se trata de acceder a otra parte de tu inconsciente, o un lado de tu personalidad, si lo deseas.

 

¿Con qué problemas psicológicos me puede ayudar el trabajo con mi niño interior?

Los problemas para los cuales se sabe que el trabajo con el niño interior es muy adecuado incluyen:

 

  • Abuso infantil – abuso emocional, abuso sexual, abuso físico.
  • Depresión y ansiedad.
  • Problemas de manejo de la ira.
  • Comportamiento agresivo pasivo.
  • Baja autoestima.
  • Problemas de abandono y Trastorno Límite de la Personalidad (TLP).
  • Adormecimiento emocional.
  • Auto-sabotaje.
  • Autocrítica.
  • Problemas de pareja.
  • Codependencia e impotencia.

 

Pero no quiero culpar a mis padres…

Trabajar con el niño interior no consiste en desenterrar todas las cosas que tus padres hicieron “mal” y enojarte con ellos. Sí, puedes pasar un periodo permitiendo que tu niño interior se enfurezca con los padres que tenía. Las emociones necesitan ser procesadas, y a menudo en el nivel en que fueron creadas. Pero con esto viene el reconocimiento de que ya no eres ese niño/a.

La terapia también te ayuda a reconocer quién es el adulto que eres, junto con su poder personal y su perspectiva madura. Es posible que después de un período de permitirte sentir cólera y tristeza hacia los demás, encuentres toda una nueva comprensión y compasión, capaz de ver que los demás no son perfectos y tenían sus propias necesidades insatisfechas con las que luchar.

¿Te gustaría probar el trabajo del niño interior con un terapeuta amable y experimentado? Solo escríbeme.

¿Aún tienes preguntas sobre el trabajo del niño interno? ¿Quieres compartir una experiencia con otros lectores? Comparte al final, en la sección de comentarios (tu email no es publicado).

 

 

Referencias:

  1. Embracing Your Inner Child. Karen Ruimy. (2015)
  2. Sanar a nuestro niño interior. Cristina Pérez. (2013)
  3. 6 Steps to Help Heal Your Inner Child. Therese J. Borchard. (2015)
  4. Cómo sanar al niño herido. Virginia de la Iglesia. (2015)
  5. Adult Children of Dysfunctional Families. Lisa A. Miles. (2017)
  6. When Your “Inner Child” Hijacks Your Adult Relationships. Jill P. Webber Ph.D. (2015)
  7. Raising Your Inner Child. William Berry. (2017)

También te podría interesar...

Cómo encontrar tu lugar en la vida Para saber a dónde perteneces en la vida y encontrar tu lugar, primero tienes que examinar qué es lo que quieres. Todo el mundo quiere algo diferente ...
8 señales de que estás en una relación codependiente   ¿Alguna vez has estado en una relación donde sientes que agotas toda tu energía? Si es así, es posible que hayas estado en una relación code...
7 Alimentos que pueden Ayudarte con la Ansiedad La comida puede ser una herramienta poderosa cuando se trata de mantener la salud física y mental. Estos siete alimentos que ayudan a controlar la ans...
Hábitos tóxicos: Evitación En esta nueva entrega de “hábitos tóxicos” analizo las 3 razones por las que no es conveniente la evitación. La evitación te promete una gran recompen...
El Último Viaje de Aldous Huxley En 2010 una revista medica especializada en cáncer “Lancet Oncology” discutía algunos ensayos en curso de psicoterapia asistida con drogas psicodélica...
4 Trastornos Mentales Menos Conocidos de los que Debes Enterarte No hace mucho tiempo, casi todo el mundo consideraba la salud mental un tema tabú que no se debía discutir. Hoy en día, el estigma que rodea los trast...
3 Claves para construir una saludable rutina de autocuidado Establecer una buena rutina de cuidado para uno mismo, se puede comparar a ponerse la máscara de oxígeno cuando la cabina del avión pierde presión...
7 Preguntas de las Familias Tóxicas en Fiestas – Y Cómo Responde... Las fiestas o reuniones familiares en ocasiones pueden ser un auténtico campo minado para las personas con familias tóxicas. (Si no estás seguro de si...
La terapia online una alternativa única a la psicoterapia que tiene mu...   La terapia online es una alternativa única a la psicoterapia y tiene beneficios tales como ser más efectivo y mucho más barato para el c...
Los hombres también merecen llorar la pérdida de sus bebés El aborto involuntario, la muerte fetal y la pérdida de un infante, es un evento que también viven los hombres. Lamentablemente, esta realidad no ...
Cómo cambiar un hábito sin fuerza de voluntad Después de una temporada de indulgencia, nos proponemos estar más en forma, divertirnos más o madurar, gastar menos, y en general, mejorar personalmen...
¿Cómo Puede Ayudar tu Mascota a Reducir tu Ansiedad? La ansiedad puede ser una pesada carga. Para las personas con trastornos de ansiedad o incluso aquellos que sólo se ponen nerviosos, a menudo no se en...
Superar la Ansiedad Social y la timidez La timidez suele comenzar en la infancia, puede provenir de la educación, el entorno en el que creciste o tal vez usted lo heredó a través de uno su...
Razón Científica: Por qué apagar las noticias es bueno para tu salud... El cerebro humano no está diseñado para manejar el estilo moderno de noticias, así que ESTÁ BIEN apagarlas por tu autocuidado. La escala y la v...
El destape LGBT: Lo que salir del closet significa para la libertad pe... ¿Cuánto estás dispuesto a compartir acerca de quién eres, especialmente tu identidad como persona LGBT? ¿Cuánto de tu historia de vida estás dispuesto...
La capacidad de resiliencia en las victimas de Ariel Castro En psicología llamamos resiliencia a la capacidad de las personas para sobreponerse de una manera exitosa a un evento o historia adversa. En teorí...
¿Qué son los pensamientos intrusivos? Esto es lo que necesitas saber Hay muchos conceptos erróneos y estereotipos sobre la salud mental y las enfermedades mentales en nuestra sociedad. Un ejemplo son los pensamientos in...
5 Cosas que Ocurren a Nuestro Cerebro Cuando nos han Sido Infieles, Se... Personalmente, me han engañado y, para decirlo en pocas palabras, es una mierda. Pero resulta que haber tenido una pareja que te fue infiel impacta má...
9 Señales De Que Tienes Padres Tóxicos Mis escritos sobre Padres Tóxicos parecen tener el destino de convertirse en una pequeña “saga”, pero al estilo de George Lucas he comenzado con la pa...
Tu Psicólogo No es tu Amigo Simplemente parece natural. Te has reunido con tu psicólogo una vez por semana durante un año o más. Has compartido algunas de tus preocupaciones y se...
Solo es justo si compartes...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on RedditPin on PinterestShare on VKShare on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on YummlyFlattr the authorBuffer this pageEmail this to someone

Deja tu comentario - Comparte lo que piensas