¿Qué es la contradependencia?

La codependencia, el hábito de construir la autoestima a través de buscar agradar a otros, es algo que la mayoría de la gente conoce hoy en día. Pero es menos conocido a la inversa, la contradependencia, también puede ser un problema y, a menudo está relacionado con la codependencia. De hecho, a veces la persona puede cambiar de un extremo a otro en una relación, convirtiéndose en contradependiente después de meses o años de codependencia.

Entonces, ¿qué es la contradependencia? Se trata de una palabra elegante para señalar el miedo a la intimidad. Aquellos que sufren contradependencia tienen el temor de siempre depender o necesitar a alguien, y en su interior tienen una incapacidad para confiar. Si hubiera un mantra que todos los contradependientes tienen, probablemente sería “No necesito a nadie”.

 

Los signos de la contradependencia

Los contradependientes a menudo suelen describirse como personas divertidas – “el alma de las fiestas”, o ser el tipo que tiene muchos amigos y relaciones. La diferencia es que esas relaciones no serán profundas y confiadas, y pueden no durar. Así que uno de los principales signos de la contradependencia es la incapacidad de tener relaciones auténticas y con conexiones significativas o profundas. Esto involucra:

  • Parecen buenos al manejar sus relaciones (de todo tipo), pero después hay un “punto” donde se detiene.
  • Se sienten atrapados en las relaciones.
  • Alejan a las personas o actúan indiferentes sin previo aviso.
  • Tienen miedo al abandono o al rechazo (abandonan o rechazan primero).
  • Pueden tener una relación corta después de otra.
  • Tendencia a mostrarse necesitados cuando salen con alguien (codependientes).
  • Podrían mostrar diferentes personalidades a diferentes personas (para evitar ser ‘vistos’).
  • Están siempre “ocupados” (podrían incluso sobrecargarse de trabajo o tener demasiadas aficiones para evitar la intimidad).
  • Si las relaciones se tornan demasiado profundas surge miedo y ansiedad.
  • Puede volver la mayoría del contacto en algo sexual (para evitar cosas emocionales como la ternura).
  • Pueden salir con personas que no se consideran una buena combinación (por lo que no se enamoran) y mantienen a las personas que consideran que hay buena conexión sólo como amigos.
  • En lugar de pedir apoyo a la pareja, son propensos a quejarse y refunfuñar.

 

Debido a que un contradependiente trata de evitar que alguien se acerque lo suficiente, se siente tentado a depender de los demás, entonces la comunicación se vuelve templada (en medio camino al trato frio) por la falta de confianza, que se manifiesta como:

  • Tienden a alejarse o evitar conflictos, o a manifestar una necesidad de tener razón.
  • A no confiar en las intenciones de los demás, y en vez de esto adivinan a las personas.
  • Una sensación constante de que los demás siempre los decepcionarán.
  • Rara vez piden ayuda a los demás.

 

Luego está el mundo interior de una contradependiente. Con una infancia que a menudo les deja defenderse emocionalmente a sí mismos (veremos las causas, en unos momentos) un contradependiente puede tener una mente abrumada, incluyendo:

  • Son demasiado sensibles a la crítica de los demás, ya que a menudo critican.
  • A menudo son duros consigo mismos, odian cometer errores.
  • Sufren un dialogo interno de intensa autocrítica.
  • No se relajan con facilidad.
  • Pueden sentir vergüenza si tienen una necesidad que no pueden concluir.
  • Ven la vulnerabilidad como una debilidad.
  • Secretamente sufren sentimientos de soledad y vacío.
  • Pueden tener dificultades para recordar su infancia.

 

Condiciones de salud mental relacionadas con la contradependencia

¿Por qué la contradependencia es un concepto importante? En primer lugar, puede causar sentimientos intensos (aunque a menudo bien ocultos) de soledad. Esto a menudo puede llevar a una espiral entre la depresión y la ansiedad. Si no es la soledad lo que provoca estados graves de ánimo bajo, es a menudo la baja autoestima oculta de los que sufren los contradependientes, que es una de las principales vías para los episodios depresivos mayores.

También existe la posibilidad de desarrollar grandiosidad o incluso trastorno narcisista de la personalidad… Aferrarte a la noción de que no necesitas a los demás o que no son “lo suficiente” puede ayudarte a entender que has desarrollado una sensación inflada de ser superior, que si dejas que domine puede significar que pierdas completamente la empatía por los demás.

 

¿Qué piensan las personas contradependientes?

¿Cómo son los pensamientos de una mente contradependiente? Los siguientes son ejemplos de los típicos pensamientos que la contradependencia produce…

  • “No necesito a nadie”.
  • “No dejes que se acerque demasiado sólo te decepcionara”.
  • “De todos modos prefiero tener éxito que tener una pareja/amistad”.
  • “El amor está sobrevalorado, no lo necesito”.
  • “Al final las personas toman todo de mí y me dejan agotado, no vale la pena”.
  • “De todos modos soy mucho para él/ella”.
  • “No bajes la guardia, o simplemente te hará daño”.
  • “Él/ella nunca podría manejarme”.
  • “Nadie puede entenderme… no son muy inteligentes”.

 

La conexión entre codependencia y contradependencia

La persona codependiente se puede observar como el opuesto de la contradependiente. Cree que necesita la atención de otra persona para tener valor propio (autoestima), y ​​tienden a manipular con sus atenciones sofocantes a la pareja.

Aunque podría sonar como la última persona con la que un contradependiente elegiría involucrarse, es de hecho una combinación muy común. Inicialmente, una persona contradependiente se sentirá atraída por la aparente muestra de comprensión y calidez de la codependiente.

 

¿Por qué los codependientes y los contradependientes son tan frecuentes en las relaciones? Porque debajo de la creencia de una persona contradependiente de que no necesita a nadie, se encuentra un deseo profundo de finalmente ser capaz de bajar la guardia y confiar completamente y amar.

 

Dado que la codependencia y la contradependencia giran en torno a la necesidad de otros, ya sea que se desee o evite, no es raro que las personas en una relación basada en la dependencia cambien roles.

Un ejemplo común es cuando después de años de necesitar buscar constante y desesperadamente las atenciones de otra persona, un codependiente finalmente logra el valor de alejarse y permanecer solo. No acostumbrado a tal movimiento, el codependiente a menudo se excede y se vuelve frío con la otra persona o rompe, actuando como un contradependiente. A menudo esto ve a la otra persona que por lo general es emocionalmente distante (contradependiente) y repentinamente entra en pánico por perder toda la atención a la cual está acostumbrado, para convertirse en necesitado (codependiente) de nuevo. Este “tira y afloja” puede ocurrir indefinidamente.

 

¿Por qué soy contradependiente?

La contradependencia a menudo se desarrolla en la adultez como resultado de los acontecimientos de tu infancia. El trauma en dicha etapa podría estar implicado, de ser así algo podría haber sucedido que te inculcó una creencia de que en los demás no se puede confiar, y que es peligroso que los necesites. Esto pudo tratarse de un padre o madre que te abandonó, una persona cercana a ti que murió, abuso, o una tragedia que cayó sobre tu familia.

Pero la contradependencia también podría surgir del tipo de crianza que recibiste de su principal cuidador durante los inicios de tu infancia. Se llama “apego”, a la conexión que un niño forma con este cuidador los primeros meses y años de vida -es muy importante determinando cómo se relacionará con el mundo y otros en el futuro. La “teoría del apego” ve un apego saludable, donde los padres son sensibles a las necesidades de su hijo, lo que significa que es probable que el niño sea capaz de manejar su emoción, confiar en sí mismo y manejar bien las relaciones.

Pero si tu figura paterna o materna (o ambas) no estaba emocionalmente disponibles, no fueron alguien en quien confiar, o no respondían a tus necesidades, te empujaron a ser más independiente de lo que normalmente un niño debería ser, o incluso eran peligrosos para ti, sometiéndote a abuso emocional o físico, entonces habrías desarrollado lo que se conoce como “apego evasivo” o “apego de tipo ansioso”.

Aun cuando el niño debe naturalmente necesitar a las figuras parentales, un niño en tal situación suprimirá su confianza en el cuidador, y no recurrirá a éste cuando se encuentre molesto, sufriendo, o necesitando comodidad. En otras palabras, decides a una edad muy temprana que es demasiado peligroso confiar en quien se supone debería cuidarte, y te esfuerzas por no apegarte.

 

Por supuesto, para el niño esta es una táctica de supervivencia que podría ayudar, y le ayuda a evitar el rechazo injustificado o el castigo. El problema es cuando continúas usando esta táctica de supervivencia – no permitiendo ningún tipo de dependencia de otros con el fin de mantenerte “seguro” – en tu adultez sin cuestionar su relevancia.

 

Esto se traduce en convertirse en un adulto que no confía en que los demás pueden estar para él o ella; piensa que puede cuidar de sí mismo sin ayuda. De hecho, en secreto podría ser muy solitario/a. Esta es la razón por la que una definición dada a la contradependencia en algunos círculos de psicólogos es: “rechazo del apego”.

 

Entonces, ¿A qué debería aspirar en lugar de la contradependencia?

La clave siempre es equilibrio, una persona sana no necesita a las personas todo el tiempo o vive con miedo a necesitarlas. Más bien, entiende lo que llamamos interdependencia.

La interdependencia es cuando reconocemos que podemos cuidar de nosotros mismos y deseamos estar a cargo de nuestras vidas, incluso cuando nos permitimos interconectar con otros y confiamos en ellos para algunas cosas.

Cuando somos interdependientes, somos libres para necesitar y aceptar cosas de los demás, al mismo tiempo que sabemos que si no pueden proveer lo que esperamos estaremos bien por nuestra cuenta. Así que no se trata de depender de los demás para satisfacer nuestras necesidades, o no depender de los demás debido al miedo, sino que debemos depender de los demás de vez en cuando, al tiempo que compartimos nuestra vida o intereses con los demás y tratamos de llevar una vida más feliz.

 

¿Qué hago si creo que soy una persona contradependiente?

 

La terapia se recomienda si te has dado cuenta de que la contradependencia te ha hecho difícil ser completamente tú mismo con otras personas o entablar relaciones duraderas y de apoyo mutuo. Muchos tipos de psicoterapia pueden ayudar.

En cuanto a enfoques, las sugerencias incluyen a la psicoterapia psicodinámica (Observando tu pasado buscando patrones que afectan tu presente o futuro); la psicoterapia existencial (explorando tu visión personal del mundo y tus experiencias únicas) y la Psicoterapia Gestalt, que se centra en tu potencial de crecimiento y cambio.

¿Eres contradependiente? ¿Te gustaría compartir tu experiencia? Hazlo abajo, me encantaría leerte también.

 

 

Referencias:

  1. Signs of Counter-Dependency. When fear of intimacy is a driving force. Gregg Heriques Ph.D. (2014)
  2. El ciclo Dependencia, contradependencia, independencia et interdependencia. Jean Luc Sost. (2010)
  3. Counter-Dependency. Toni Rahaman. (2017)
  4. Dependencia, Independencia e Interdependencia. Verónica Cantoral Herrera. (2003)
  5. Counter-Dependency: The Fight from Intimacy. (2004)

También te podría interesar...

Cambia 11 Hábitos por Más Energía y Mejor Estado de Ánimo A nadie le gusta sentirse fatigado, pero si estás durmiendo una cantidad decente de horas (de 7-8 es suficiente) y aún te sientes cansado, otros aspec...
Desafiando los mitos que estigmatizan la Terapia Online Existe una gran cantidad de mitos que rodean a la terapia online, así como a la presencial. Muchos de estos están arraigados por la imaginación co...
4 Consejos para hacer frente a tus miedos ¿Enfermo/a de culpa? ¿Cansado/a de sentir mariposas en el estómago, un nudo en la garganta para: tomar la palabra o hacer lo que necesitas? En est...
Cómo reducir el estrés en tu vida diaria El estrés es algo que todos tenemos de manera periódica, y si se le permite mantenerse por mucho tiempo, puede llegar a causar muchos problemas pa...
¿Problemas económicos… debido a uno de estos 10 problemas psicológicos... ¿Trabajas duro, pero parece que no puedes salir adelante? ¿Las oportunidades llegan, pero siempre parecen desvanecerse? ¿Simplemente no puedes acabar ...
¿Cuáles son algunos trucos psicológicos que puedo utilizar en la vida ... Alguna vez me hicieron ésta pregunta, y creo que es algo muy interesante. La cultura popular siempre tiene muchas respuestas, que algunas veces son ac...
¿Cómo Puede Ayudar tu Mascota a Reducir tu Ansiedad? La ansiedad puede ser una pesada carga. Para las personas con trastornos de ansiedad o incluso aquellos que sólo se ponen nerviosos, a menudo no se en...
Después de un evento traumático, ¿Qué adolescentes están en riesgo de ... No siempre es posible proteger del todo a nuestros niños y adolescentes. Sin que lo esperemos pueden encontrarse con alguna experiencia potencialmen...
¿Por qué aún estoy tan cansado? ¿Por qué aún después de dormir estoy tan cansado? Se trata de un fenómeno y una cuestión frecuente en nuestra época. Además de que tu sueño puede ser ...
Tu Psicólogo No es tu Amigo Simplemente parece natural. Te has reunido con tu psicólogo una vez por semana durante un año o más. Has compartido algunas de tus preocupaciones y se...
Dos grandes creencias vinculadas a la depresión Hay docenas de factores de riesgo para la depresión, pero la forma en que pensamos de nosotros mismos se lleva la mayor porción de la gráfica. Aquí te...
¿Qué hacer cuando la postergación deja de funcionarte? Algunas personas dicen que trabajan mejor bajo presión, que un plazo final es lo único que sirve para motivarlos y consigue disparar su productivi...
9 Cosas que Debes Evitar Durante la Intimidad Cuando estás al calor de la pasión con tu pareja, hay ciertas cosas que nunca debes hacer. A través de prueba y error (y mucha comunicación), tú y tu ...
¿Estás sufriendo de Trastorno afectivo estacional? ¿Estás experimentando síntomas de depresión sólo durante el invierno o el verano? ¿Te parece que tu estado de ánimo está afectado sólo durante los...
Cómo lidiar con el “abusivo” dentro de tu cabeza ¿Alguna vez te has llamado a ti mismo "estúpido" sólo porque has cometido un error? Cuando te ves en el espejo, ¿maldices tu reflejo por no ser l...
La psicología evolutiva explica por qué las casas encantadas nos asust... La casa encantada es un escenario de terror de larga tradición. Todos hemos temblado un poco por medio de películas de terror como The Haunting (1...
7 Cosas que Suceden Cuando Dejas de Tener Sexo Rompimientos, trabajo, viajes, viajes de trabajo. Hay muchas razones por las que tu vida sexual puede estancarse. Y, como tirar la primera ficha d...
Escrito en tu cara: los seres humanos expresamos 4 emociones básicas e... Los seres humanos somos criaturas emocionales cuyo estado de ánimo por lo general se puede observar a través de las expresiones faciales. Una c...
Hacer música puede mejorar el comportamiento de los niños La música como una actividad creativa puede mejorar tanto el comportamiento pro-social (comportamiento voluntario destinado a beneficiar a los demás) ...
Todos los Problemas son el Mismo Problema Los seres humanos tenemos un raro rasgo que hace que nos sea difícil tomar nuestra experiencia de un contexto y aplicarla a otro contexto. La generali...
Solo es justo si compartes...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on RedditPin on PinterestShare on VKShare on LinkedInShare on StumbleUponDigg thisShare on YummlyFlattr the authorBuffer this pageEmail this to someone

Deja tu comentario - Comparte lo que piensas